La Justicia belga ha decidido no entregar a los exconsellers Tomi Comín, Meritxell Serret y Lluís a las autoridades españolas por un error de forma en la orden de detención y entrega emitida por el juez del Tribunal Supremo Pablo Llarena.

Publicidad

La fiscalía belga ha rechazado la entrega de los exconsellers de la Generalitat Toni Comín, Lluís Puig y Meritxell Serret a la justicia española al considerar que la eruroorden no cumple con los requisitos necesarios para su tramitación por defectos de forma.

Los tres exmiembros del Govern tenían este miércoles una vista sobre las órdenes de detención y entrega emitidas por el juez del Tribunal Pablo Llarena, que investiga los sucesos relacionados con el proceso separatista.

“Hoy va a ser un buen día…y ahi lo dejo”, apuntaba a primera hora de la mañana el abogado Gonzalo Boye, que defiende la causa de los exconsellers y Puigdemont. “La cooperación jurídica internacional no es ciega. Lo sucedido es de primero de Euroorden”, ha comentado tras la decisión.

Es la segunda vez que los tres políticos catalanes instalados en Bélgica acuden a la Cámara del Consejo desde que el magistrado Llarena reactivase las euroórdenes contra ellos. En la primera ocasión, que tuvo lugar el pasado 18 de abril, la vista fue aplazada porque la fiscalía había pedido más información a las autoridades judiciales españolas.

El ministerio público ha cambiado su posición respecto a la del pasado 17 de noviembre. Aquel día, tras analizar la euroorden de la juez de la Audiencia Nacional Carmen Lamela, sí se mostró favorable al envío a España de los políticos independentistas. No ha sucedido lo mismo con la orden de entrega del juez del Tribunal Supremo Pablo Llarena.

Serret (ERC), antaño responsable del área de Agricultura de la Generalitat, y Puig (JxCAT), su homólogo de Cultura en el Govern, están acusados en España de malversación y desobediencia. Mientras que Antoni Comín, exconsejero de Sanidad y miembro de Esquerra Republicana de Catalunya, se enfrenta a los cargos de malversación y rebelión. Este último delito es el que conlleva penas de cárcel más graves, de hasta un máximo de 30 años de prisión.

De todos ellos, sólo Toni Comín mantiene su escaño en el Parlament y está ejerciendo el voto delegado en las votaciones celebradas hasta ahora. Los tres políticos independentistas llevan en libertad sin fianza desde el pasado 6 de abril. Cuando un juez belga decretó que podían quedar libres con varias condiciones: no salir de Bélgica, comunicar una dirección fija, y presentarse ante las autoridades cuando les sea requerido.

“FELICIDADES COMPAÑEROS”

Tras la decisión de la fiscalía belga, el expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont ha felicitado desde Berlín (Alemania) a sus compañeros a través de Twitter. También se ha ponunciado el nuevo presidente de la Generalitat, Quim Torra, y diferentes dirigentes de Junts per Catalunya y ERC.

Publicidad

Comentarios