Sigue la purga en el Gobierno catalán para apartar a aquellos que no están al cien por cien con la causa independentista. El director general de los Mossos d’Esquadra, Albert Batlle, ha presentado su dimisión tras poco más de tres años en el cargo. Se ha anticipado así al previsible cese, dado que el nuevo consejero de Interior, Joaquim Forn, ya había advertido que habría cambios en la cúpula policial catalana.

Publicidad

Como principal responsable de la policía autonómica, Batlle había evitado hasta ahora alinearse con las tesis de los partidos independentistas, que buscan la complicidad de los Mossos para organizar y celebrar el referéndum independentista.

La figura de Batlle estaba cuestionada por los independentistas desde hace semanas ya que se le atribuía escasa implicación para facilitar el referéndum convocado para el 1 de octubre. La semana pasada los cambios en el Gobierno catalán, que alcanzaron el departamento de Interior, pusieron a Batlle en el punto de mira de sus críticos. De hecho, este domingo, Reagrupament, un partido asociado al PDeCAT, ya exigió la cabeza de Batlle para garantizar la consulta.

La marcha de Batlle se produce tras el cambio de consejeros acometido el viernes por el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, para afrontar la recta final hacia la celebración del referéndum.

 

Publicidad

Comentarios