Ana Julia Quezada, detenida por el asesinato de Gabriel Cruz, realizó el pasado 3 de marzo una entrevista en Radio Galega, cuando el menor todavía llevaba poco tiempo desaparecido. Durante sus declaraciones, la mujer habló de una recompensa que resultó ser falsa y aseguró que trataba a Gabriel “como si fuera su hijo”.

Publicidad

3 de marzo de 2018. Gabriel Cruz lleva cuatro días desaparecido. Ana Julia Quezada, que para entonces ya había matado presuntamente al pequeño y tenía su cadáver escondido en una finca de la familia de su pareja, concede una entrevista a Radio Galega sobre la búsqueda del niño.

Ana Julia destaca durante la conversación que hay “una recompensa de 10.000 euros por pistas fiables sobre Gabriel”, algo que era totalmente falso, pese a sus intentos por convencer a la familia para que la hubiera. Además afirma que han recibido “muchísimas llamadas de gente que se aprovecha del dolor de los demás”. “Gente que te dice, ‘lo tengo aquí, dame dinero'”, dice.

SE LE ESCAPA HABLAR DE ÉL EN PASADO

También cuenta cómo le perdieron el rastro. “Estaba comiendo aquí con su abuela y conmigo”, comienza el relato de la última vez que Gabriel fue visto con vida. “Como siempre, después se va con sus amiguitos. Me dice: ‘Ana, me voy’. Yo me marché, que tenía que hacer unas cosas, y se quedó la abuela en la casa“, añade.

“A las 6 nos llama la abuela diciendo que no estaba donde tenía que estar. Esa es la última vez que hemos visto a Gabriel, cariño”, recuerda Quezada, que evita responder directamente a la pregunta de si cree que alguien se lo ha llevado. “Era un niño muy responsable. Es un niño muy responsable”, se corrige

La pareja de Ángel se muestra muy emociona e incluso rompe a llorar. “Queremos recuperar a nuestro niño, que vuelva a casa. Que es un niño muy bueno, muy obediente, muy guapo. Sólo queremos recuperar a Gabrielillo, por favor, si alguien le ve, que nos diga algo. Estamos desesperados“.

“No sabemos quién lo tiene, qué le estarán haciendo, si estará comiendo, si estará bebiendo, cómo estará mi niño. Es como si fuera mi hijo, igual. Es muy cariñoso, es un niño estupendo. No se merece lo que le está pasando”, concluye.

Publicidad

Comentarios