Peñas del Barça ponen en marcha acciones para convertir la final de Copa del Rey en un acto reivindicativo por la situación política que se vive en Cataluña.

Publicidad

El separatismo catalán aprovechará la final de la Copa del Rey del fútbol para llevar a cabo una nueva ‘performance’. Este próximo sábado 21 de abril se disputada en el estadio Wanda Metropolitano el partido entre el FC Barcelona y el Sevilla y los independentistas anuncian protestas y reivindicaciones políticas.

Bajo la etiqueta #grocalafinal, diversas asociaciones, entidades, plataformas y grupos de animación del Barça han impulsado a través de las redes sociales una campaña con el fin de que el amarillo se convierta en el color de la final. Pretenden así reivindicar la libertad de los dirigentes independentistas que se encuentran en la cárcel.

Aprovechando que el Barça ha lucido varias temporadas camisetas amarillas como segunda equipación, se anima a la afición a presentarse en Madrid con ellas o bien con la de los colores de la ‘senyera’, la bandera catalana. Así, el objetivo es que cuando suene el himno de España antes del choque, la zona de seguidores azulgranas se convierta en una marea amarilla.

COMUNICADO COMPLETO

El texto íntegro del llamamiento es el siguiente:

“Culés: en la final de Copa, el azulgrana y el amarillo serán nuestros colores

Somos la “gent del Barça”. Somos afición. Somos  Peñas. Somos  socios. Somos seguidores. Somos parte inseparable del FCB. Es nuestra historia. Es nuestro compromiso y así somos, también, pueblo.

El 14 de Junio de 1925, en plena dictadura de Primo de Rivera, los 14.000 aficionados del Barça que llenaban las gradas del Camp de Les Corts en un partido amistoso entre el CD Júpiter y el Barça, aplaudieron, al descanso, la interpretación del ‘God Save The King’ por parte de la banda de la marina inglesa, invitada al evento, mientras silvaban la interpretación del himno español. El dictador Primo de Rivera clausuró por 6 meses el estadio del Barça y cualquier actividad del Club “por desafección” a España. Quién entonces era presidente del Club, nuestro fundador Joan Gamper, tuvo que partir al exilio.

“REPRESIÓN DEL FRANQUISMO”

En 1936  las tropas de los franquistas fusilaban a Josep Sunyol i Garriga, entonces presidente del FC Barcelona y diputado en el Congreso de Madrid.

El franquismo reprimió duramente la catalanidad del FC Barcelona y quiso cambiar su identidad: obligó a cambiar el nombre de Futbol Club Barcelona por Club de Futbol Barcelona, y nuestro escudo, eliminando las 4 barras dejando solo 2.

En frente siempre, la represión del estado español. Nos han cerrado el campo y el Club. Nos han fusilado un Presidente. Nos han cambiado el nombre y el escudo. Nos han prohibido la voz y nuestras banderas. Nos han multado y sancionado. Y quieren seguir haciéndolo. Todo lo que haga falta para reprimir nuestro club, sus valores, su compromiso que es el nuestro de barcelonistas porque el Barça somos nosotros.

“EL AMARILLO TAMBIÉN ES EL COLOR EL BARÇA”

Hoy, como en 1925, estamos comprometidos con la libertad de los presos políticos y exiliados. Os invitamos a expresar lo que somos en AMARILLO: llevando la camiseta del Barça de la senyera (o camisetas amarillas bajo la blaugrana) y hacerlas visibles en el momento en que suene el himno de España. Porque hoy el amarillo también es el color del Barça. Porque somos Barça y somos pueblo. Y como en todas las calles y plazas de nuestro país, somos pueblo compartiendo este amarillo. Somos y sabemos lo que hay que hacer.

Visca el Barça y Visca Catalunya”

Somos #FCB1899 una historia de compromiso con la causa de la libertad y la democracia de la que nos sentimos orgullosos”.

Publicidad

Comentarios