Donald Trump ha vuelto a abrir la boca para insultar y mostrar su racismo. El presidente de Estados Unidos ha dicho que no quiere a inmigrantes provenientes de “países de mierda”, refiriéndose a Haití, El Salvador o los países africanos, y que preferiría que vinieran, por ejemplo, de Noruega.

Publicidad

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha criticado este jueves el proteccionismo mostrado por algunos congresistas hacia los inmigrantes provenientes principalmente de Haití, El Salvador y los países africanos, a los que se ha referido como “países de mierda”.

“¿Por qué dejamos que todas estas personas de países de mierda vengan aquí?”, ha aseverado el magnate durante una reunión con varios diputados en el Despacho Oval, donde los congresistas han sugerido restaurar el estatus de protección para los inmigrantes haitianos y salvadoreños en el marco de un acuerdo bipartidista sobre inmigración.

En este sentido, Trump ha sugerido que Estados Unidos debería en su lugar abrir sus puertas a ciudadanos de países como Noruega, según ha informado el diario ‘The Washington Post’.

LE EXIGEN QUE SE DISCULPE

El embajador de Haití en Estados Unidos, Paul Altidor, considera una “agresión” los comentarios de Trump. El embajador aseguró a la cadena MSNBC que su Gobierno ha presentado una petición formal al Ejecutivo estadounidense para que explique las palabras del presidente de Estados Unidos.

Altidor indicó que su Gobierno condena “vehementemente” los comentarios de Trump al considerar que están “basados en estereotipos” y, en base a ello, el diplomático añadió contundente: “O el presidente ha sido mal informado o no ha sido bien educado”.

El diplomático afirmó que la embajada de Haití en Washington ha recibido quejas de muchos ciudadanos estadounidenses de ascendencia haitiana que piden a Trump que se disculpe. “Los haitianos luchamos junto a los soldados estadounidenses en la guerra de la independencia de Estados Unidos y seguimos siendo grandes contribuyentes a la sociedad estadounidense”, destacó Altidor, según recoge MSNBC.

CRÍTICAS DENTRO DE SU PROPIO PARTIDO

Políticos demócratas y republicanos condenaron también las “racistas” y “divisivas” declaraciones. “Los comentarios (del presidente) son desagradables, divisivos, elitistas y contrarrestan los valores de nuestra nación”, consideró en un comunicado la legisladora Mia Love, la primera mujer afroamericana del Partido Republicano en ser elegida para el Congreso y cuyos padres huyeron de Haití en 1973.

Dentro del Partido Republicano, también expresaron su repulsa el senador por Oklahoma, James Lankford, y el gobernador de Ohio, John Kasich, una figura moderada dentro del partido y que compitió contra Trump en las primarias por la nominación republicana para las elecciones de 2016. “Estados Unidos fue construido sobre la espalda de los inmigrantes de todas partes del mundo. Debemos honrar esa historia, no rechazarla”, señaló Kasich en su perfil de Twitter.

Asimismo, nada más hacerse públicos los comentarios, numerosos legisladores de la oposición demócrata criticaron al mandatario. En un comunicado, la presidenta del Caucus Hispano del Congreso, la demócrata Michelle Luján Grisham, llamó al resto de legisladores, demócratas y republicanos, a rechazar con fuerza la declaración “vil” de Trump que “erosiona la fibra moral” que une al pueblo estadounidense.

Publicidad

Comentarios