El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, despide al secretario de Estado Rex Tillerson y le sustituye por el jefe de la CIA, Mike Pompeo.

Publicidad

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha decidido destituir al actual secretario de Estado, Rex Tillerson, y nombrar en su lugar a Mike Pompeo, que hasta este martes ejercía como director de la Agencia Central de Inteligencia (CIA).

“Mike Pompeo, director de la CIA, será nuestro secretario de Estado. ¡Hará un trabajo fantástico!”, ha afirmado Trump, en un mensaje publicado en su cuenta personal de la red social Twitter. El presidente estadounidense ha expresado su agradecimiento a Tillerson por su trabajo y ha avanzado que Gina Haspel será la directora de la Agencia Central de Inteligencia (CIA).

Ginal Haspel, que hasta ahora era subdirectora de la agencia, será la primera mujer en ponerse al frente de este servicio de Inteligencia. “Felicitaciones a todos”, ha concluido Trump.

En un comunicado, el presidente estadounidense se ha declarado “orgulloso” de designar a Pompeo como próximo secretario de Estado y ha destacado su trayectoria. “Mike se graduó el primer en su clase en West Point, sirvió con excelencia en el Ejército estadounidense y se graduó con honores en la Facultad de Derecho de Harvard”, ha indicado.

Trump ha dicho que el nombramiento de Gina Haspel como directora de la CIA es “un hito histórico” y ha destacado el gran “respeto mutuo” que ha mantenido con Pompeo durante el año que ambos han trabajado juntos al frente de la agencia.

El presidente estadounidense ha subrayado que Pompeo se ha ganado “el elogio” de republicanos y demócratas por su trabajo al frente de la CIA, “reforzando” la recopilación de información de Inteligencia, “modernizando” las capacidades defensivas y ofensivas de la agencia y “creando fuertes vínculos” con “amigos y aliados” de Estados Unidos a nivel internacional. “Confío en que sea la persona adecuada para el puesto en este momento crítico”, ha señalado.

RUMORES DESDE HACE TIEMPO

A finales de noviembre, el diario ‘The New York Times’ informó de que el mandatario estadounidense planeaba relevar a Tillerson para situar a Pompeo al frente del Departamento de Estado pero la Casa Blanca lo negó y Tillerson continuó en el cargo.

Tillerson adelantó este lunes su regreso a Washington desde África, donde se encontraba realizando una gira de trabajo por varios países. Según su portavoz, el regreso se debió a que tenía cuestiones urgentes que abordar en la capital estadounidense.

Pompeo, de 54 años, informa regularmente a Trump sobre asuntos de inteligencia, y es considerado como una de las voces más duras en Corea del Norte en el círculo interno de Trump. Como director de la CIA ha minimizado el alcance de una hipotética injerencia de Rusia en las elecciones presidenciales estadounidenses de 2016, diciendo que Moscú lleva tratando de influir en las elecciones estadounidenses desde hace décadas. En febrero, defendió las conversaciones que tuvo ese mes en la sede de la CIA con los jefes de espionaje rusos.

Como Trump, Pompeo es un crítico abierto de Irán y ha pedido que se elimine el acuerdo de 2015 que limita el programa nuclear de Teherán a cambio de un alivio de sanciones. En octubre, dijo que Irán estaba iba camino de convertirse en la potencia hegemónica de la región.

Pompeo ha apoyado el controvertido programa del Gobierno de EEUU de recopilación masiva de datos de los estadounidenses. En un artículo de opinión publicado en 2016, pidió reiniciar el proyecto a partir de llamadas telefónicas y combinarlo con datos financieros y del estilo de vida de los estadounidenses.

Publicidad

Comentarios