Gabriel Rufián ha vuelto a convertirse en el protagonista de la sesión de control al Gobierno de este miércoles al acudir al Congreso de los Diputados con una impresora para criticar los registros a la imprenta donde supuestamente se preparaban las papeletas del referéndum independentista del 1 de octubre.

Publicidad

Rufián enseñó en público la impresora durante su intervención. “Este es el cuerpo del delito, una humilde Samsung republicana”, señaló el portavoz republicano, que aclaró con sorna que se trataba de una impresora que “no imprime billetes de 500 euros”, tras lo cual le requirió que “dejen de hacer el ridículo, dejen de perseguir impresoras y persigan a corruptos”.

Rufián también solicitó a Soraya Sáenz de Santamaría que no le detuvieran por tener esa impresora y haberse imprimido la papeleta para el referéndum en casa: “Yo tengo una papeleta, lo confieso, pero es para consumo propio. Nos vemos en las urnas”, concluyó.

En su respuesta, la vicepresidenta reprochó a Rufián su nuevo “teatrillo semanal”. 
“Este Estado que tanto le molesta es el que le permite a usted hacer sus teatrillos semanales. Forcadell mató la democracia y usted viene todos los miércoles a darle sepultura“, indicó.

Según Santamaría, la democracia española es la que facilita a Rufián acudir al Congreso a decir “lo que quiera” sin ser silenciado. “Puede venir con eslóganes de camisetas, resumir sus mejores tuits de la semana o traer impresoras para enseñarnos hacer manuales para fabricarnos el referéndum en casa”, le soltó.

Publicidad

Comentarios