Publicar fotos y vídeos en las redes sociales cada vez entraña más peligros para los famosos, a los que se escruta con lupa en busca de cualquier detalle que les pueda dejar en evidencia. Eso es lo que le ha ocurrido a Kim Kardashian, que ha sido víctima de una grave acusación por una desagradable confusión.

Publicidad
Captura de la usuario de Twitter que le acusaba de tener dos rayas de cocaína en su mesa
Captura de la usuario de Twitter que le acusaba de tener dos rayas de cocaína en su mesa

La empresaria estadounidense publicó un vídeo en Snapchat en la habitación del hotel en el que se encontraba alojada. Una usuaria de esta red social quiso ver dos rayas de cocaína en unas manchas blancas que se veían en una mesa que aparecía de fondo en uno de los planos. Hizo captura de la imagen y ésta comenzó a extenderse por la Red provocando el escándalo.

Desbordada ante la oleada de comentarios reclamándole explicaciones, Kim Kardashian dio su versión a través de Twitter. La estadounidense aseguró que esas dos rayas blancas eran restos de azúcar de los caramelos de su hijo Dylan. “No acostumbro a seguir el juego de rumores como este. Así que acabaré pronto y rápido con eso. Aquello que veis en el vídeo son restos de azúcares de golosinas que compré”, dijo.

Sin embargo, su versión no convenció a casi nadie y muchos se preguntaban por qué, de ser azúcar, estaba perfectamente amontonado y alineado.

Horas después, la estrella televisiva se percató de qué era realmente lo que había provocado la confusión. Eran simplemente dos manchas blancas del mármol del que está hecha la mesa. Kardashian publicó un vídeo enseñando la mesa de cerca para zanjar -esta vez sí- el asunto.

Publicidad

Comentarios