Miguel Bosé ha decidido revelar la cara de sus cuatro hijos en Instagram. Y lo hace para evitar la extorsión a la que ha sido sometido después de que le hayan hackeado el correo y robado fotos privadas.

Publicidad

Siempre discreto con sus hijos, Miguel Bosé ha tenido que decir “basta” esta semana y romper una de sus reglas de oro, la de no mostrar a sus pequeños. Por primera, y probablemente única vez, el artista ha revelado en Instagram la cara de sus cuatro vástagos.

Pero no lo hace por gusto ni mucho menos, sino por evitar la extorsión a la que pretendía ser sometido. Según explica el propio Miguel Bosé en su cuenta de la red social, ha sufrido el hackeo de su correo electrónico, donde guardaba imágenes de sus hijos. “Me han robado archivos fotográficos de familia y me están extorsionando desde hace semanas y por eso no paso”, ha dicho.

Bosé cuenta que están intentando vender esas fotos a “terceros”, en referencia a medios y revistas del corazón. Dispuesto a que no ganen dinero a su costa, “me veo obligado a hacer esto y a mostrar las identidades de mis hijos que desde su nacimiento he protegido tanto y mantenido en anonimato”.

A pesar de ello, Miguel Bosé pide respeto para sus hijos, recalcando que es una decisión “forzada” para evitar la extorsión y espera con sus palabras que ningún medio abra la veda ahora para perseguirle cuando vaya acompañado por sus cuatro hijos.

En la foto compartida, Miguel Bosé aparece junto a dos adultos más y con sus cuatro pequeños en el viaje que hizo a Disneyland hace unos meses. Ya entonces el cantante mostró algunas fotos con sus hijos, a los que no se les veía la cara en ningún momento. En esta ocasión, Diego y Tadeo, de seis años, y Telmo e Ivo, de cinco, aparecen de frente, con orejas de Mickey Mouse y posando delante del famoso castillo del parque infantil.

Pese a revelar sus caras, Miguel Bosé ha decidido no identificar uno a uno a sus hijos, evitando que se pueda saber quién es quién.

Publicidad

Comentarios