La muerte de Hugh Hefner, dueño y fundador de ‘Playboy’, copa Twitter este jueves. Y lo hace con unas despedidas que destilan cierta envidia por la vida del empresario. “No podrá ir a un lugar mejor”, dicen en referencia a la mansión en la que se codeaba con todas las ‘conejitas’ de la revista.

Publicidad

“Es el único que pasa a peor vida”, “si ya vivía en el paraíso, ¿a dónde irá ahora?” o “no podrá ir a un lugar mejor” son algunos de los comentarios que pueden leerse en Twitter tras conocerse la muerte del empresario Hugh Hefner, conocido sobre todo por haber fundado la revista ‘Playboy‘.

Con cierta envidia por la vida que ha podido llevar, los usuarios de Twitter le recuerdan y le agradecen los artículos y, sobre todo, las fotos de la conocida revista, que se hizo popular por ser la primera en mostrar a mujeres desnudas en la portada.

Ha sido en la famosa mansión ‘Playboy’ donde Hugh Hefner moría este jueves a los 91 años de edad. Escenario de cuantiosas fiestas y rodajes de cine y televisión, la casa de Los Ángeles de Hefner era el punto neurálgico de un imperio erótico que arrancó en 1953 gracias a una inversión de 8.000 dólares. Dinero que Hefner logró multiplicar hasta conseguir ser una de las fortunas del país.

Con la muerte de Hugh Hefner desaparece un mito de la industria erótica y de la televisión, donde se hizo famoso por su esmoquin y su pipa, siempre muy bien acompañado por las llamadas ‘conejitas’, modelos que a lo largo de los años posaron desnudas para su revista. Hefner llegó a asegurar que había dormido con más de 1.000 mujeres a lo largo de su vida.

Entre ellas no estaba Marilyn Monroe, la primera en ser portada de ‘Playboy’, con unas fotos realizadas en 1949 para un calendario. De ella se lograron vender 50.000 copias y dar el empujón necesario para convertirse en la ‘Playboy’ que hoy todo el mundo conoce.

Con una fortuna de 50 millones de dólares, Hugh Hefner ha estado casado tres veces. La primera, con Mildred Williams en 1949. Relación que terminó diez años después y de la que nacieron dos hijos. No fue hasta 30 años más tarde que se casó con Kimberly Conrad. En 2012, daría el ‘sí, quiero’ por última vez, con un Crystal Harris, una joven que le había dejado plantado en el altar dos años antes.

En Twitter, muchos le han despedido con envidia por la vida que ha llevado. Otros han agradecido sus artículos, las fotos de sus chicas y, la mayoría, coincide en asegurar que no podrá pasar a un lugar mejor porque ya disfrutaba del paraíso en la tierra, su mansión ‘Playboy’.

Publicidad

Comentarios