El conflicto es ya un hecho en la relación entre España y Bélgica. La causa: las continuas declaraciones “inaceptables”, en opinión de Exteriores, del presidente del Parlamento de Flandes, Jan Peumans, sobre la calidad de la democracia española y su defensa de los políticos independentistas presos.

Publicidad

El Gobierno de España ha retirado el estatus diplomático al delegado del Gobierno de Flandes en España, André Hebbelinck. La causa son las reiteradas declaraciones “inaceptables e impropias de un país amigo y aliado” vertidas por el presidente del Parlamento flamenco, Jan Peumans, sobre Cataluña y el proceso independentista.

El ministro de Asuntos Exteriores, Josep Borrell, ha convocado al embajador belga, Marc Calcoen, para trasladarle el malestar de España. Es la tercera vez en menos de un mes que esto sucede. En esta ocasión, sin embargo, a diferencia de las dos anteriores, no ha sido una directora general o un secretario de Estado quien ha recibido al diplomático, sino el propio ministro, para evidenciar su preocupación por el asunto.

Retirada de privilegios

Por ello, y de acuerdo con el artículo 9 del Convenio de Viena de Relaciones Diplomáticas de 18 de abril de 1961, “España deja de considerar al consejero y delegado del Gobierno de Flandes, André Hebbelinck, como agente diplomático de la Embajada del Reino de Bélgica, retirándosele los correspondientes privilegios e inmunidades“.

Además, Borrell ha señalado que el Ministerio de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación “no acreditará en lo sucesivo como personal diplomático de la embajada del Reino de Bélgica a ninguna persona que desempeñe la función de delegado o representante de la región de Flandes en España”, lo que equivaldría a romper relaciones diplomáticas con el Gobierno regional flamenco, si ello fuera posible.

Peumans, miembro del partido nacionalista Nueva Alianza Flamenca (N-VA), aseguró la semana pasada que “el Gobierno español es incapaz de cumplir las condiciones para formar parte de una Europa democrática”. Calificó de “acto de violencia” el encarcelamiento de los responsables políticos del proceso independentista y comparó la España de hoy con la Bosnia de los años noventa del pasado siglo, durante la guerra de los Balcanes.

El presidente del Parlamento flamenco hizo estas declaraciones durante la inauguración, en la sede de la asamblea regional, de la exposición ‘La revolución de las urnas’, sobre el referéndum ilegal del 1 de octubre de 2017, a la que asistió el expresidente de la Generalitat, Carles Puigdemont.

Publicidad

Comentarios