La UE ha dado un tímido paso adelante en la solución conjunta para salir de la crisis del coronavirus. Europa ha acordado crear un fondo de recuperación para ayudar a los países más afectados, pero fija cantidad aún ni forma de devolver el préstamo.

Publicidad

La cuarta cumbre europea en siete semanas por el Covid-19 se ha saldado con un primer acuerdo: crear un fondo de recuperación. Se trata de un primer paso, aunque lento, ya que no se han acordado los detalles del mismo. Ni la cantidad ni si serán ayudas a fondo perdido o las condiciones a devolver el préstamo.

Ante las diferencias entre los socios, será la Comisión Europea quien trabaje en la propuesta del fondo. Y presentará sus conclusiones el próximo 6 de mayo.

Tras las discrepancias, parece que el fondo de reconstrucción es la solución que convence a todos los países. «Es necesario y urgente», dijo el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel. «Tendrá una magnitud suficiente y se dirigirá a los sectores y áreas geográficas más afectadas y estará dedicado a esta crisis sin precedentes», añadía.

El propio Michel, sin embargo, reconocía que no será un acuerdo fácil aunque «hay una fuerte voluntad política de trabajar juntos en las próximas semanas».

A pesar de no conocerse más detalles, parece que el fondo de recuperación estará ligado al presupuesto de la UE en los próximos 7 años, hasta 2027. La presidenta de la Comisión Europea, Ursula Von der Leyer, aseguró que Europa tiene que ser capaz de generar inversiones. Y apuntó a que se aumentará el presupuesto de la UE en los dos o tres primeros años hasta un 2%.

Sin mencionar una cantidad, Von der Leyer ha apuntando a no menos de un billón de euros. Su equipo trabaja incluso en cifras mayores, alrededor de 1,5 billones. Una cifra que ya estableció en su propuesta Pedro Sánchez. 

¿Préstamo o ayuda a fondo perdido?

El punto más conflictivo y del que no se ha llegado a ninguna conclusión es si este fondo será un préstamo o una ayuda a fondo perdido. Esta segunda es la petición de España, que habló de deuda perpetua. Pero los países del norte se niegan a esta fórmula.

Por eso, Von der Leyer habló este jueves de una solución intermedia, un equilibrio entre préstamos y ayudas.

Desde La Moncloa se han mostrado satisfechos con el resultado de la reunión al conseguir trasladar el debate a la UE. Y haber elevado el nivel de ambición del fondo. Contentos, además, de que la mayoría acepte esa cantidad propuesta por Sánchez de 1,5 billones.

Sin embargo, reconocen que la batalla por conseguir que las ayudas no tengan que devolverse será dura. Habrá que esperar a la fórmula que proponga la Comisión Europea el 6 de mayo.

Publicidad

Comentarios