El Congreso ha aprobado ya la nueva ley de hipotecas. Y esto es todo lo que debes saber sobre ella si vas a pedir un préstamo. Desde los plazos hasta lo que puede ayudarte el notario en el proceso.

Publicidad

Bancos, clientes y notarios se preparan ya para las nuevas reglas hipotecarias. El Congreso aprobaba este pasado jueves la Ley de Crédito Inmobiliario. El principal cambio en la fase de su tramitación tiene que ver con su entrada en vigor, que no será hasta un mes después de su publicación en el BOE.

Así, todos los agentes que intervienen en una hipoteca tendrán hasta mayo para adaptarse a la ley. A grandes rasgos, la norma promueve mayor protección para los clientes. Y dota de mayor responsabilidad a los notarios y registradores.

Repasamos todo lo que debes saber si estás pensando en contratar un préstamo, en 7 claves.

Plazos

El cliente tendrá diez días para leer, estudiar y revisar su contrato antes de firmar. La entidad aprovechará ese periodo para evaluar a fondo la situación financiera del consumidor. Y su capacidad para hacer frente al pago de la hipoteca. Algo que aumentará la protección de los clientes y dotará de mayor transparencia a la hora de firmar.

Ayuda del notario

Los notarios y registradores adquieren mayor relevancia e importancia en el proceso. Tienen que velar por el cumplimiento de todo el camino. Y tienen que garantizar y constatar que el cliente entiende perfectamente el producto que está contratando.

Será un asesoramiento en los diez días posteriores a recibir el contrato. El banco tendrá que ofrecer al notario toda la documentación requerida para que éste la estudie.

Gastos

Las entidades financieras asumen todos los gastos, salvo el de tasación. Así, el banco pagará a la gestoría, la notaría, el Impuesto de Actos Jurídicos Documentados y el registro.

Cláusulas suelo

La ley prohíbe las cláusulas suelo. Las operaciones con tipos de interés variable no podrán fijar un límite a la baja. Con ello se pretende que el cliente se pueda beneficiar de la caída del Euríbor, aunque el interés mínimo será del 0%, no pudiendo ser negativo.

Vinculaciones y bonificaciones

La ley obliga a no establecer vinculaciones entre la contratación de una hipoteca y otro tipo de servicios. Así, los clientes no tendrán por qué contratar seguros de vida, de hogar o tarjetas de crédito.

Sí se permiten las bonificaciones en caso de que el cliente adquiera alguno de esos productos ‘extra’.

Comisiones

No se prohíbe cobrar comisión de apertura, pero ésta englobará todos los gastos de estudio, tramitación y concesión del préstamo.

Además, se reducen las comisiones de amortización anticipada para hipotecas de tipo fijo. Los clientes con interés variable deberán elegir el tipo de amortización a tres o cinco años.

Subrogación y renovación

El cliente podrá subrogar sin costes y libremente su hipoteca, aunque tengan préstamos anteriores a la ley. Entre las dos entidades en las que se haga el cambio se establecerá un mecanismo de compensación basado en los intereses cobrados y los pendientes.

En caso de renovación, si el cliente no está conforme con las condiciones, podrá cambiarlas sin que la entidad le cobre nada.

Publicidad

Comentarios