Andrés Manuel López Obrador y Donald Trump han iniciado con buen pie su relación. Tras su triunfo electoral, el presidente electo mexicano habló por teléfono con su homólogo estadounidense y ambos acordaron buscar “una relación de amistad y cooperación”.

Publicidad

Andrés Manuel López Obrador es ya el presidente de México. Su relación con el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, marcará su mandato y, por eso, no han tardado ni un día en iniciar conversaciones. Ambos dirigentes hablaron por teléfono este lunes durante 30 minutos y, según el líder mexicano, la charla se produjo en un tono “respetuoso”.

“Le propuse explorar un acuerdo integral de proyectos de desarrollo que generen empleos en México, y con ello, reducir la migración y mejorar la seguridad. Dialogarán nuestros representantes”, ha asegurado López Obrador.

La Casa Blanca, por su parte, también ha confirmado la conversación y ha desvelado que hablaron sobre seguridad fronteriza, el acuerdo de libre comercio para América del Norte y de la posibilidad de sellar un pacto comercial entre ambos países. “Creo que la relación va a ser muy buena”, ha afirmado Trump.

El presidente de Estados Unidos fue de los primeros líderes regionales en felicitar a López Obrador por su victoria electoral. “Estoy deseando trabajar con él. ¡Aún hay mucho que hacer en beneficio de ambos, Estados Unidos y México!”, escribió en su cuenta de Twitter.

El jefe del Movimiento de Regeneración Nacional (MORENA) le ha tendido la mano horas después en su primera entrevista como presidente electo al afirmar que buscará canales de comunicación con la Administración Trump. “No vamos a pelearnos. Nosotros nunca le vamos a faltar el respeto porque queremos que nos respeten”, ha dicho en Televisa.

La tensión entre Washington y Ciudad de México ha aumentado desde la llegada de Trump a la Casa Blanca por su plan de construir un muro en la frontera entre los dos países para frenar la inmigración ilegal, el tráfico de armas y de drogas y hasta el “terrorismo”.

El magnate neoyorquino pretende que México costee este macro proyecto esgrimiendo que es el responsable de todos estos flujos en la línea limítrofe, si bien el presidente saliente, Enrique Peña Nieto, ha insistido siempre en que no pagará el muro de Trump.

NAFTA

Otro de los temas que marcará la relación entre México y Estados Unidos, y que también afecta a Canadá, es la reforma del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (NAFTA o TLCAN), en vigor desde 1994.

Trump arrastró a sus socios regionales bajo amenaza de retirar a la potencia norteamericana del mismo si no se corregía el déficit comercial con los otros dos firmantes. El presidente estadounidense ha impuesto aranceles a las importaciones de acero y aluminio canadienses y mexicanas, y ha amenazado con hacer lo mismo con las exportaciones del sector automovilístico procedentes de Canadá y México.

Preguntado sobre este asunto en Televisa, López Obrador se ha declarado a favor del NAFTA. “Vamos a acompañar al Gobierno actual en esta negociación para que pueda firmar el acuerdo y se logre una buena negociación en beneficio de México”.

CONVERSACIÓN CON TRUDEAU

Este mismo asunto también ha estado sobre la mesa en su primera conversación con el primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, con quien López Obrador también ha tenido oportunidad de conversar por teléfono.

Ya el domingo, después de que el Instituto Nacional Electoral (INE) mexicano confirmara el triunfo de López Obrador, Trudeau emitió un comunicado donde felicitó al nuevo presidente de México y destacó que ambos comparten “valores, objetivos y fuertes lazos interpersonales”.

El primer ministro subrayó la “estrecha amistad y asociación dinámica” entre Canadá y México. Asimismo, destacó su deseo de trabajar en la “creación de un crecimiento económico para todos, avanzar en los derechos de los pueblos indígenas y conformar un mejor futuro para los canadienses y mexicanos”.

Publicidad

Comentarios