Nelson Chamisa, el principal líder opositor de Zimbabue, ha hablado claro de fraude en las elecciones presidenciales celebradas este pasado lunes. El político ha puesto en duda los resultados que dan la victoria a Mnangagwa.

Publicidad

Dirigente del Movimiento para el Cambio Democrático (MDC), Nelson Chamisa es el principal opositor en Zimbabue. Y es el único que ha hablado claro de fraude en las elecciones presidenciales del país. Ha puesto en duda los resultados que dan la victoria al actual mandatario, Mnangagwa. Pero, ¿quién es Chamisa?

Con 40 años cumplidos en febrero de este año, Nelson Chamisa fue elegido portavoz del MCD en junio de 2006. Y en 2011 ascendía a secretario de la organización. En el Parlamento, es miembro de los comités de Defensa y Asuntos Internos, Cuentas Públicas, Genéro y Juventud, y Transporte y Comunicaciones.

Sólo un año después de comenzar su carrera política, fue agredido en el Aeropuerto Internacional de Harare, cuando intentaba viajar a Bélgica. Ingresado en el hospital tras romperle un hueso, aseguró que todo el mundo estaba en riesgo en Zimbabue.

Chamisa fue ministro del gabinete de febrero de 2009 a julio de 2013. Y no subió como presidente interino del partido hasta la muerte, en febrero de 2018, de su antecesor, Morgan Tsvangirai.

Graduado en Ciencias Políticas y Administración Pública, es abogado y trabaja, desde noviembre de 2014, en el bufete Atherstone and Cook.

Fraude electoral

Nelson Chamisa no ha dudado en asegurar que los resultados de las elecciones son “falsos” y “no están verificados”.

“Pensaba que la fuerza de la voluntad prevalecería sobre la voluntad de la fuerza”, ha dicho Chamisa. El líder opositor aludía así al control que habría ejercido la actual élite política y militar sobre los resultados de las elecciones.

Según los datos publicados por la Comisión Electoral, Mnangagwa habría obtenido el 50,8% del total. Su rival, el 44,3%.

En Twitter, Chamisa asegura que la Comisión “debe divulgar resultados adecuados y verificados”. “El nivel de opacidad, falta de verdad, deterioro moral y déficit de valores es desconcertante”, ha dicho.

Publicidad

Comentarios