Suecia afronta un incierto panorama político tras las elecciones generales celebradas este domingo, en las que el bloque gubernamental de izquierda y la opositora alianza de centroderecha obtuvieron casi idéntico resultado, mientras que el ultraderechista Demócratas subió varios puntos y reforzó su papel de árbitro.

Publicidad

Suecia afronta un periodo de incertidumbre tras la celebración de las elecciones legislativas de este domingo. Los dos bloques tradicionales -los partidos de izquierdas y los de centroderecha- han alcanzado un empate técnico, mientras que la ultradrecha ha cogido fuerza y ha reforzado su papel de árbitro.

Con prácticamente el 100% de los votos escrutados, la izquierda (socialdemócratas, Verdes y excomunistas) aventaja al centroderecha (moderados, centro, liberales y democratacristianos) por unas décimas (40,6% de los votos frente a 40,3%). En escaños, el primer bloque consigue uno más que el segundo: 144 frente a 143. La mayoría está en 175 asientos. Por su parte, los xenófobos Demócratas Suecos (DS) se hicieron con el 17,6% de los votos (62 escaños).

Éstas son las claves principales de las elecciones en Suecia:

1.- Los socialdemócratas ganan con su peor resultado histórico

Los socialdemócratas del primer ministro, Stefan Löfven, han conseguido ser la fuerza más votada y han mejorado los pronósticos de los sondeos. Aunque se esperaba una debacle aún mayor, con un 28,4% de los votos (101 escaños), bajan más de dos puntos respecto a hace cuatro años y cosechan su peor resultado histórico.

Su socio en la última legislatura, el Partido Verde, ha quedado al borde de salir del Parlamento, con un 4,3% de los votos -el umbral de representación en Suecia está en el 4%-, y el Partido de Izquierda (excomunistas) ha subido hasta el 7,9%. Los tres suman un 40,7% de los votos y 144 diputados.

2.- Los moderados bajan, pero evitan el temido ‘sorpasso’

El Partido Moderado (conservador), líder de la oposición, ha sido segundo con el 19,8% de los votos (70 escaños). De esta forma, el partido liderado por Ulf Kristersson ha reducido sus apoyos significativamente, cediendo casi cuatro puntos y obteniendo su peor resultado desde el 2002 (15,3%). Pese a ello, ha evitado el temido ‘sorpasso’ de la extrema derecha.

El Partido de Centro ha crecido hasta el 8,6% y 31 escaños; los Democristrianos también han aumentado sus apoyos, hasta el 6,4% y 23 escaños, y los Liberales se han mantenido estables en el 5,5% y 19 diputados.

3.- La ultraderecha coge fuerza, pero menos de lo esperado

Los xenófobos Demócratas Suecos (DS) cosechan el mejor resultado de su historia. Siguen siendo la tercera fuerza más votada pero con casi cinco puntos más de apoyo que en los pasados comicios en 2014. Aún así, el resultado les deja un sabor agridulce, pues todos los sondeos vaticinaban que se convertiría en la segunda fuerza, a muy poca distancia de los socialdemócratas.

El partido ultraderechista entró por primera vez en el Parlamento sueco en el 2010 con un 5,7% de los votos y 20 escaños, y en el 2014 aumentaron su representación hasta el 12,9%, consiguiendo 49 escaños. Con los resultados de este domingo, obtienen un 17,6% de representación, con 62 escaños . El antiinmigración y anti-UE Jimmie Akesson será ahora clave a la hora de formar gobierno.

Publicidad

Comentarios