El ministro de Asuntos Exteriores, Josep Borrell, cree que es preciso “rediseñar” el despliegue consular de España y dotarlo de más recursos con el fin de adaptarlo mejor a las necesidades de los ciudadanos en el exterior.

Publicidad

El ministro de Asuntos Exteriores, UE y Cooperación, Josep Borrell, se ha comprometido este lunes a hacer “todo lo posible para mejorar los medios materiales y humanos” de la Dirección General de Asuntos Consulares, y ha anunciado una “reflexión” para “rediseñar” el despliegue consular de España.

“Agradezco el trabajo que hacen, a veces con medios insuficientes, soy consciente de que los Asuntos Consulares tienen que ser reforzados en su capacidad de actuación. A veces están desbordados en algunos asuntos y ahora, en vacaciones, lo estarán más“, ha dicho durante la presentación de la campaña ‘Viaja informado, viaja seguro‘, destinada a los 15 millones de españoles que saldrán al extranjero en 2018. Los trabajadores de los consulados y de esta dirección general, ha recalcado, son “la primera línea en el servicio” a los ciudadanos.

Además de intentar dotarlos de mejores medios, Borrell ha apostado por adaptar la red consular a las necesidades de los 2,7 millones de ciudadanos españoles que viven en el extranjero. “Redespliegue en permanente revisión”, fueron las palabras que usó, en su toma de posesión la semana pasada, la nueva subsecretaria del Ministerio, Ángeles Moreno.

España cuenta en la actualidad con 117 embajadas, 89 consulados y 427 cónsules honorarios. La reorganización de la red de consulados es una petición permanente de los grupos parlamentarios y algo que ya planeaba el anterior Gobierno, aunque la anterior subsecretaria, Beatriz Larrotcha, apostaba no tanto por abrir nuevas oficinas sino por crear consulados generales amplios y bien dotados con “ventanillas consulares” en ciudades importantes, una modalidad, explicó en su día, por la que han optado Francia o Bélgica.

En todo caso, el Gobierno tenía “avanzado” el expediente para un segundo consulado en Cuba, concretamente en Santiago de Cuba, y estudiaba un cuarto en China, en la ciudad de Qingdao o en alguna otra. En cambio, no se planteaba reabrir el consulado de Manchester para atender a los afectados por el Brexit, como demandaba Unidos Podemos.

“En Francia hay diez consulados y en Euroasia hay muchos países que esperan la apertura de representaciones diplomáticas”, ilustraba el portavoz del PDeCAT, Jordi Xuclà, en la primera comparecencia de Borrell ante la Comisión de Exteriores del Congreso.

Publicidad

Comentarios