El Gobierno francés dimitirá prácticamente en bloque para contentar a Emmanuel Macron y permitir la renovación que el presidente galo quiere llevar a cabo. El primero en formalizar su renuncia ha sido el primer ministro, Edouard Philippe.

El primer ministro francés, Edouard Philippe, ha presentado ya su dimisión a Emmanuel Macron. Contenta así al presidente francés, que anunciaba un «otoño caliente» y la urgencia de renovación en todo el Gobierno. De hecho, el Ejecutivo dimitirá prácticamente en bloque.

Fue el pasado miércoles cuando Philippe y Macron celebraron una cena de trabajo en el Elíseo. En ella aclararon los puntos esenciales de la crisis gubernamental que atraviesan. Y la conclusión fue que hacía falta una profunda renovación que se llevará por delante a todo el Gobierno francés.

A primera hora de este viernes, Macron anunciaba ya un «cambio de política». Y poco antes de las 10:00 horas se conocía la dimisión del primer ministro. Es sólo el primer paso de un cambio de Gobierno que debe hacerse «con urgencia».

El Elíseo anunciaba, a su vez, que el nuevo jefe de Gobierno será «nombrado en las próximas horas». Por lo que se espera que a lo largo de la tarde o noche de este viernes, Macron mantenga la primera reunión de trabajo con el nuevo dirigente galo. Y, por tanto, el nuevo Gobierno será anunciado en el fin de semana.

Las elecciones, decisivas

Desde hace semanas, Francia anticipaba un cambio total de Gobierno. Pero todo se precipitaba con el resultado de la segunda vuelta de las elecciones municipales este pasado domingo.

Las urnas han sido decisivas para dar un acelerón a los proyectos de Macron respecto al cambio. Y es que el partido presidencial sufrió una dura derrota. Unido al ascenso de los ecologistas, el estancamiento socialista y la victoria relativa de la ultraderecha, llevaban a Macron a precipitar la renovación gubernamental.

Algo que venía anunciando. Hace unos días, no dudaba en hablar de la necesidad de «reinventarse». Tanto a nivel individual como colectivo. Y anunciaba la convocatoria de dos referéndum ecologistas.

Se espera que el nuevo Gobierno francés esté precisamente marcado por esas dos tendencia. Por un lado, la llegada de caras nuevas. Una manera de dejar clara la renovación. Y, por el otro, las políticas de «ecología responsable», aprovechando el tirón de las elecciones.

Comentarios