Ni elecciones anticipadas ni Brexit duro el 31 de octubre. El Parlamento británico ha logrado parar los pies a Boris Johnson en una doble derrota humillante para el primer ministro de Reino Unido.

Publicidad

La Cámara de los Comunes ha rechazado este pasado miércoles la moción presentada por el Gobierno para convocar elecciones anticipadas. Boris Johnson tenía previsto celebrarlas el 15 de octubre. Sin embargo, la oposición ha advertido que no aceptará esos comicios si no hay garantías expresas de que no habrá Brexit sin acuerdo. El Parlamento británico para así los pies a Johnson, que sufre una doble derrota.

Para que la moción del Gobierno saliese adelante, eran necesarios al menos 434 diputados. Lo que supone dos terceras partes de la Cámara. Sin embargo, la votación se saldaba con 298 votos a favor y 56 en contra. La abstención ha sido, sin duda, la protagonista.

Los diputados votaban inmediatamente después de aprobar una ley que obligará a Johnson a pedir una prórroga del Brexit. Tendrá que ser antes del 19 de octubre si no logra que se ratifique algún acuerdo. O, en su defecto, obtiene un permiso expreso del Parlamento para una salida dura de la UE.

No parece que esto vaya a pasar. Así, Boris Johnson sufría una doble derrota por parte de un Parlamento que sigue dividido y alborotado. Y es que parece que no haya quien sea capaz de organizar y pacificar la política inglesa.

Partidario del Brexit duro el 31 de octubre, Johnson había ofrecido unas elecciones como ‘plan b’ frente a las críticas de la oposición. Sin embargo, no ha logrado convencer a quienes prefieren una ley definitiva con la que evitar la salida sin acuerdo de la UE.

Una ley que el ‘premier’ considera una “rendición” ante Bruselas. Y limita, asegura, el margen de negociación de Reino Unido.

Respuesta furiosa a Corbyn

Las dos humillantes derrotas han dejado a Johnson como un animal herido. Lo que ha provocado una furiosa respuesta ante Jeremy Corbyn, líder de la oposición. El primer ministro no ha dudado en afear la postura del Partido Laborista. Y ha descrito a Corbyn como “el primer líder de la oposición en la historia democrática del país que rechaza una invitación a las elecciones”.

A su juicio, cree que esto se debe porque Corbyn “no cree que pueda ganar”. Si bien ha insistido a su rival a “reflexionar” otra vez sobre la propuesta de adelanto electoral.

Corbyn ha explicado que no se opone a unas elecciones. Pero que antes tiene que haber garantías formales de que no habrá en ningún caso Brexit duro.

De momento, lo único claro es que el Parlamento británico ha logrado en dos días parar los pies a Johnson, quien tiene previsto suspender la actividad de la Cámara hasta mediados de octubre.

Publicidad

Comentarios