Italia tiene únicamente dos opciones por delante tras la dimisión del primer ministro, Giuseppe Conte. Por un lado, desactivar al ministro Salvini. Y, por el otro, celebrar elecciones anticipadas.

Publicidad

La crisis del Open Arms desembocaba en la dimisión de Giuseppe Conte, primer ministro de Italia. Algo que abre un nuevo escenario en el país y que resume a dos las opciones políticas del mismo. Por un lado, celebrar elecciones en otoño. Y, por el otro, crear un Gobierno de unidad.

El país transalpino se enfrenta, otra vez, al final de un gobierno. Concretamente, al número 66 en 74 años. El presidente de la República, Sergio Mattarella, tiene ahora la misión de tomar la iniciativa para desbloquear la situación.

Tras la renuncia de Conte, se iniciará una ronda de contactos con los partidos políticos. Si Mattarella no encarga a nadie la formación de Gobierno, los italianos regresarán a las urnas este otoño. Un nuevo adelanto electoral. Esta es la opción preferida de Matteo Salvini.

Y es que la alternativa es un Gobienro de coalición que le desactive. El Partido Democrático y Movimiento 5 Estrellas sumarían sus fuerzas parlamentarias para evitar una repetición electoral.

Renzi, clave

El Partido Democrático ha mostrado su disposición ya para explorar esta coalición. El portavoz de la formación en el Senado, Andrea Marcucci, ha dicho “sí a un diálogo con el Cinco Estrellas”. Pero también puntualizaba que habrá que ver “si se dan las condiciones para dar vida a un Gobierno”.

El exprimer ministro italiano Matteo Renzi parece ser el más favorable a la coalición. “Ahora hay que salvar Italia, ya nos dividiremos después”, ha dicho.

Pese a ello, Renzi ha descartado encabezar ese posible gobierno de coalición. Eso sí, su influencia hace que tenga la llave para llevar a Italia hacia uno u otro escenario posible.

Publicidad

Comentarios