A Brett Kavanaugh se le complica la llegada al Supremo tras una segunda denuncia de acoso sexual. El candidato de Trump tendrá que hacer frente a la demanda de otra mujer por un episodio de agresión.

Publicidad

Los demócratas del Senado de EEUU están ya investigando la denuncia de una segunda mujer contra Brett Kavanugh, candidato de Trump al Supremo. Una carrera que se le complica ahora por esta nueva demanda de acoso sexual.

La mujer, identificada como Debora Ramírez, asegura que el episodio de acoso sexual se produjo cuando Kavanaugh cursaba su primer año de carrera en la Universidad de Yale.

Esta vez ha sido la revista ‘The New Yorker’ la que ha destapado la denuncia. La acusación data del año académico 1983-1984. Ramírez accedió a contar su historia después de que la publicación le contactara. A sus 53 años, la mujer recuerda cómo Kavanaugh le quitó la ropa borracho, durante una fiesta en una residencia de estudiantes. Según ella, el candidato al Supremo le clavó el pene en la cara y le hizo tocarlo sin su consentimiento mientras ella trataba de quitárselo de encima.

Tras conocer la denuncia, Kavanaugh negaba los hechos, como ya hizo con la primera acusación de acoso sexual. “Este supuesto evento de hace 35 años no sucedió. Las personas que me conocían entonces saben que esto no sucedió, y lo han dicho. Esto es una difamación, clara y simple”, ha dicho.

Segunda denuncia

Mientras tanto, Kavanaugh testificará este jueves sobre la primera denuncia de acoso sexual. Al igual que él, la mujer que presentaba la acusación, Christine Blasey Ford, testificará la próxima semana en el Senado.

Se trata de un paso clave que determinará el curso de la confirmación del juez para el Tribunal Supremo.

Publicidad

Comentarios