Ana Rosa Quintana y Màxim Huerta han vivido el reencuentro más esperado. Tras su nombramiento, parecía tener reservada su primera entrevista en televisión para la que fuera su jefa.

Publicidad

Fue de las primeras en darle la enhorabuena y, como no podía ser de otra manera, la primera en entrevistarle en televisión. Ana Rosa Quintana lograba hablar con Màxim Huerta antes del consejo de ministros. En conexión desde Moncloa, el titular de Cultura y Deportes hablaba con la que fuera su jefa durante diez años.

Durante diez minutos, Ana Rosa y Màxim hablaban de cómo se había levantado siendo ministro, de cómo piensa afrontar su responsabilidad o de cómo le había comunicado a su madre su nuevo cargo. Además, le invitaba a ir al programa en cuanto pudiera y le hacía emocionarse al hablarle de su padre, fallecido.

“He dormido realmente bien. Me sujeto en un Gobierno inmejorable (…) Me hace sentir seguro (…). Y tengo ganas de empezar ya”, admitía Màxim, a quien Ana Rosa llamaba ‘de tú’ dada la confianza entre ambos.

La periodista le preguntaba inmediatamente por cómo le había dicho a su madre que iba a ser ministro. “Nada más colgar la llamada del presidente, la siguiente fue mi madre”, contaba Màxim. El ministro aseguraba que había reaccionado muy feliz.

“Responsabilidad”, “vértigo” e “ilusión” eran algunas de las palabras que Huerta más repetía en su conversación con Ana Rosa. Además, confirmaba que anunciará un fichaje estrella como parte de su equipo. Y, aunque no ha querido adelantar nada, ha dejado entrever que se tratará de un importante deportista, muy conocido. Una ayuda indispensable para poder cumplir su promesa de mimar al deporte.

Màxim Huerta aseguraba que se estaba rodeando de un buen equipo pero también decía que conservará todo lo que va bien. “Si funciona, para qué cambiarlo”, decía. Además, alababa a todos los creadores y confiaba en poder respaldar a la cultura y al deporte como no se ha hecho hasta ahora.

Los tuits

Ana Rosa, en su reencuentro, no dudaba en alabar que Màxim no borrara los tuits por los que ha sido tan criticado. El ministro aseguraba que no borraba ningún mensaje porque formaban parte de él y que los había escrito en momentos puntuales. “Igual que te enfadas con la persona a la que más quieres”, comparaba.

El ministro dejaba claro que cree “en el humor”. Y no se quejaba de las críticas porque él ha sido el más crítico en muchos momentos.

La presentadora de Telecinco hacía un alegato a favor de su nombramiento y cargaba contra quienes le llamaban despectivamente “contertulio”. “Los compañeros estaban muy contentos y por eso te digo que no te olvides del periodismo como cultura también”, le decía Quintana. “Transmito mi cariño a todos los que me apoyasteis y estoy muy feliz venir de donde vengo”, decía Huerta. “Es un error criticar una labor que ven millones de ciudadanos que van al cine, que van al teatro, que se toman un café, que van a comprar un disco, que bailan un concierto… y que al mismo tiempo ven la televisión”, alegaba.

Preguntado por si alguna vez había querido ser ministro, Màxim Huerta se tomaba unos segundos para responder. Y evitaba decir sí o no de manera clara. “Esta responsabilidad es una oportunidad para agradecer todas esas culturas de las que has bebido”, explicaba. “No lo soñé, no lo pensé y por estoy más orgulloso”, añadía.

Ana Rosa le despedía porque le estaban esperando para la foto de familia en Moncloa antes del consejo de ministros. Y aprovechaba para invitarle al programa. “Espero que en cuanto puedas, sea el momento, haya cosas que contar y te apetezca, pues volvamos a sentarnos en este plató”, decía. “Un beso Max, mucha suerte”, terminaba la presentadora.

“Allí estaré, Ana”, se despedía Màxim Huerta, que sellaba así una promesa con la que había sido su jefa.

 

Publicidad

Comentarios