Las pymes continuarán siendo un componente decisivo de la evolución del empleo global en los próximos meses según la Cepyme y eso a pesar de la notable desaceleración estimada para 2018 en el sector de la construcción.

Publicidad

Precisamente este sector, uno de los motores de la economía española, aproxima su incorporación de trabajadores al de la industria, una actividad que también moderará, aunque de forma menos brusca, su capacidad para generar empleo.

De hecho, en términos acumulados para el bienio 2018-2019, la industria habrá aumentado en algo más de 48.000 ocupados sus cifras de afiliación y el sector de la construcción por encima de los 50.600, unos avances que representarían el 17% de las cifras globales de empleo esperadas. Por tanto, el grueso del avance del empleo volvería a estar concentrado en el sector de los servicios que, aunque participando de la tónica general de ralentización del crecimiento, seguiría engrosando la ocupación con cifras que superarán los 481.000 empleos.

En estos resultados participarían un número importante de actividades, destacando la restauración y el comercio, especialmente el mayorista en 2019, junto con otros segmentos vinculados al avance de la cultura del ocio y del bienestar, del turismo, de la educación y de la innovación productiva, es decir, ligadas a la renovación del patrón de crecimiento de la economía española.

En este sentido, durante 2017 las pequeñas empresas han aumentado su demanda por encima de lo que lo ha hecho el global de las empresas españolas, con un diferencial que se valora en 1,9 puntos porcentuales. Su dinámica se cifra, por tanto, en un crecimiento tres décimas superior al registrado en las grandes empresas. De esta manera, las pymes han creado 178.000  nuevos empleos durante el año pasado.

Unos buenos resultados que continuarán en los próximos años: las pequeñas y medianas empresas españolas seguirán siendo un pilar para la creación de empleo en España. Según las previsiones de Randstad y Cepyme, las pymes crearán cerca de 600.000 empleos en los próximos dos años, concretamente 585.084 puestos de trabajo. Como decimos, el sector servicios seguirá siendo, con gran diferencia, el motor de las nuevas contrataciones, acaparando el 82% de los nuevos empleos.

Además, las necesidades de empleo de las pymes aumentarán en el medio y largo plazo. Por ello, se ofertarán 1,6 millones de empleos nuevos en los próximos diez años, de los cuales casi un millón se demandarán en un entorno de cinco años.  Las pequeñas empresas (entre 10 y 49 trabajadores) han distribuido su capacidad de empleo entre industrias consolidadas como el textil, cuero y calzado, aunque su presencia en el segmento de recogida y tratamiento de agua, en ingeniería civil o en actividades de deporte y ocio han hecho factibles también sus importantes crecimientos del empleo.

Por su parte, en las empresas medianas (entre 50 y 250 trabajadores), los crecimientos del empleo se han mostrado especialmente positivos en las actividades ligadas al tirón turístico y a la mejora de las exportaciones industriales, fundamentalmente de aquellas ramas en donde las pymes de menos de 250 empleados actúan como proveedores. Estos sectores han compensado el menor dinamismo del empleo registrado en la industria del tabaco, del papel, en la captación y distribución de agua o en la asistencia especializada.

Publicidad

Comentarios