Si eres usuario de Car2Go, bien te valdría también ser perito si no quieres que te pase lo que a decenas de clientes de la compañía de transporte. Las denuncias por cargos de daños que no se han cometido se han multiplicado. Así que si utilizas uno de estos coches, hazle una buena revisión previa.

Publicidad

Buscar un coche, encontrar el más cercano, abrir con el móvil, utilizar el vehículo y dejarlo aparcado en el lugar de destino. Así es Car2Go. Un servicio fácil y sencillo, que evita mover nuestro propio coche, ahorrando así tiempo en aparcar y contaminando menos, que ha crecido mucho en los últimos meses y que muchos consideran perfecto. Pero no es oro todo lo que reluce. ¿Qué pasa si no se revisa bien el vehículo antes de usarlo? La respuesta es fácil y la tienen decenas de usuarios: sustos en las facturas por daños que no se han hecho al coche.

Y es que en redes sociales, desde hace un tiempo, son muchos los que denuncian que Car2Go les ha pasado reparaciones y cargos por daños que no han cometido al coche que han utilizado. Tal es el volumen de quejas que incluso se ha creado una cuenta en Twitter específica para ello, llamada Car2Estafa. 

En ella se recogen las quejas de decenas de usuarios de Car2Go acerca de haber tenido que pagar por daños que no han cometido a los coches que han utilizado.

Como el de este usuario, otros muchos han puesto sus quejas correspondientes en redes sociales, ya sea a través de TwitterInstagram, Facebook o de múltiples foros de Internet, avisando a otros usuarios para que revisen bien el coche antes de utilizarlo.

Y es que para mantener los precios tan competitivos, la letra pequeña depara muchas sorpresas. Pese a que en la información de Car2Go aseguran que el seguro está incluido y que “no hay costos ocultos”, lo cierto es que las reparaciones por daños las tiene que pagar el cliente, siempre que sean menos de 500 euros.

Muchos pensarán que es fácil saber cuándo has dado un golpe al coche o has tenido un pequeño accidente por el que el vehículo tenga que ser reparado. Pero, ¿qué pasa si ha sido el cliente anterior? Pues que pagarás tú a no ser que te des cuenta antes.

El usuario tiene la obligación de revisar el coche antes de subirse y comunicar los posibles daños. Algo de lo que se quejan muchos clientes, pues consideran que no tienen que ser peritos. La revisión suele llevar tiempo y pocos se acuerdan de hacerla, lo que provoca numerosas quejas, ya que el usuario asume una responsabilidad que tradicionalmente ha sido de las compañías de alquiler, quienes se encargan de revisar los coches cuando un cliente los deja en taller de nuevo.

Además, muchos denuncian no tener los conocimientos, -ni tienen obligación de tenerlos-, de detectar fallos como los frenos desgastados, o tener la agilidad para mirar si en los bajos del coche hay un golpe causado por un cliente anterior.

Las quejas también vienen porque si alguien detecta un daño en el coche, se le imputa al cliente anterior, aunque éste no haya tenido nada que ver. También hay quien ha denunciado que le han cargado costes de daños mientras el coche estaba aparcado.

Las denuncias de los usuarios de Car2Go siguen todas el mismo patrón. En primer lugar, reciben un mail avisando de los daños, mandando fotos, y dando 36 horas para enviar una declaración correspondiente. Los usuarios contestan que no han sido ellos, teniendo en la mayoría de los casos sólo su palabra, y poco después reciben los costes de la reparación, sin informe pericial y con los cargos ya en la cuenta.

Pero la estafa va mucho más allá. Hay clientes que incluso después de hacer una revisión minuciosa han sido acusados de hacer daños a la misma, con fotos que no se corresponden al coche que habían alquilado o a la zona.

Publicidad

Comentarios