Solo quedan 10 días para salvar la Legislatura y las elecciones del 10 de noviembre parecen cada vez más cerca de celebrarse. Repasamos 4 preguntas y respuestas sobre el futuro inmediato del escenario político.

Publicidad

A Sánchez e Iglesias les quedan 240 horas, 10 días, para salvar la Legislatura. Y no parece fácil. Las elecciones están cada vez más cercanas y todo hace indicar que habrá nueva llamada a urnas.

Pocos son los que confían en que PSOE y Podemos lleguen a un acuerdo. Aunque aún hay 10 días por delante, ya este próximo martes el Rey decidirá si propone a Pedro Sánchez como candidato a la investidura o no. Todo dependerá de la ronda de contactos que mantendrá con los líderes de los partidos entre el lunes y el martes.

Con este panorama por delante, contestamos a 4 preguntas sobre el futuro más inmediato.

¿Hay tiempo?

Muchos se preguntan si a estas alturas hay tiempo material para evitar que la Legislatura sea fallida. Sería ya la segunda de la democracia.

Las declaraciones, los gestos y los rechazos de los líderes de PSOE y Podemos no invitan al optimismo. Lo cierto es que aún hay tiempo y la Legislatura puede resucitarse. Este fin de semana, probablemente, será clave.

¿Cuándo se celebraría la investidura?

La ronda de consultas del Rey se celebrará entre el lunes y el martes. Ese mismo martes 17 de septiembre la presidenta del Congreso, Meritxell Batet, podría convocar el debate para el miércoles 18.

En este caso, la primera votación se celebraría el jueves. Así, habría tiempo para que transcurran las 48 horas que dicta la ley para celebrar la segunda votación. Y es que en la primera, el candidato necesita mayoría absoluta. Algo de lo que carece Sánchez.

¿Podría retrasarse el debate?

Batet puede convocar el debate de investidura cualquier día, incluido los no laborables. Por tanto, como tarde, el proceso podría retrasarse hasta el viernes 20. La primera votación tendría entonces lugar el sábado 21 y la segunda el lunes 23. Día límite para evitar elecciones.

Si se aplica con exactitud la Constitución, el límite sería sobre las 16:00 horas del 23 de septiembre. Pero la interpretación general permite que se produzca la votación incluso al límite de la medianoche.

¿Qué pasará después?

Si no hay investidura, el Rey procederá a decretar la disolución de las Cortes. Y se convocarán elecciones para el próximo 10 de noviembre. Su decreto será refrendado por la presidenta del Congreso.

Se pondría en marcha de nuevo la maquinaria electoral y los españoles tendrían que acudir a urnas por segunda vez en este año para unos comicios generales.

De salir adelante la votación, Pedro Sánchez sería investido presidente del Gobierno. Formaría su Ejecutivo y comenzaría a trabajar, siendo la aprobación de los Presupuestos una de sus primeras tareas.

Publicidad

Comentarios