Doce políticos catalanes serán juzgados hoy martes por su papel en la fallida declaración de independencia de Cataluña en 2017, poniendo de nuevo el foco sobre la mayor crisis política de España en décadas, y que podría hacer estallar una vez más el conflicto catalán.

Publicidad

Para consternación de gran parte del resto de España, Cataluña desafió una prohibición judicial al llevar a cabo un referéndum y posteriormente declarar unilateralmente la independencia en octubre de 2017. El día de la votación hubo conmoción en el país y en el extranjero cuando la policía usó porras y balas de goma contra los manifestantes. Algunos de los líderes separatistas catalanes fueron arrestados o huyeron del país.

El inicio del juicio volverá a centrar la atención en el impulso de la región a la secesión, lo que rompe totalmente la identidad política y cultural de España. El juicio decidirá si los líderes nacionalistas catalanes permanecen en la cárcel. El fiscal está buscando penas de prisión de hasta 25 años por cargos de rebelión y mal uso de fondos públicos. Están en juego la estabilidad de España y el futuro del movimiento de independencia de Cataluña, así como la imagen de la región y del gobierno central en el exterior.

Es el juicio más importante que hemos tenido en democracia“, dijo a los periodistas el presidente de la Corte Suprema, Carlos Lesmes, el 1 de febrero, refiriéndose al regreso a la democracia en España después de la muerte del dictador Francisco Franco en 1975.

Raul Romeva, uno de los nueve acusados ​​encarcelados sin derecho a fianza desde fines de 2017 que enfrentan el cargo de rebelión, ha dejado clara su opinión de que debería terminar todo con una absolución. “Una sentencia (de prisión) pesaría para siempre en la historia y en el futuro de España”, dijo Romeva a Reuters en una entrevista realizada por correo electrónico desde la cárcel. En el momento de su detención, Romeva era ministro de Asuntos Exteriores del gobierno regional de Cataluña y miembro del Parlamento Europeo.

Entre los demandados figuran políticos veteranos catalanes, como Oriol Junqueras y Carme Forcadell. Cabe destacar que el ex presidente catalán Carles Puigdemont, ausente de la lista, se encuentra en el exilio autoimpuesto en Bélgica y, por lo tanto, no puede ser juzgado en España. El destino de los doce políticos ha sido un grito de guerra para los separatistas desde 2017 y este juicio volverá encender las tensiones.

Las protestas pro catalanas por la independencia se habían calmado en los últimos meses, pero los grupos separatistas convocaron a una serie de protestas en Cataluña y en Madrid para coincidir con el juicio. Sus partidarios dicen que son presos políticos, mientras que Madrid los acusa de violar la ley.

Entre los muchos testigos estará el expresidente Mariano Rajoy, quien fue primer ministro español en el momento de la votación de independencia y sus consecuencias.

Publicidad

Comentarios