Los 22 nuevos ministros tienen mucho retos y deberes por delante. De Calvo a Castells, repasamos lo que tendrán que abordar uno a uno todos los ministerios de este Gobierno de coalición.

Publicidad

Muchos son los retos y deberes a los que se enfrentarán los nuevos 22 ministros de ahora en adelante. De Carmen Calvo a Manuel Castells, todos tienen numerosos frentes abiertos y reformas.

Vicepresidencias

Las cuatro vicepresidencias tienen mucha tarea por delante. Para empezar, Carmen Calvo mantendrá sus competencias, salvo Igualdad, pero añade los aspectos de la Ley de Memoria Histórica. Coordinará toda la acción del Gobierno. Entre sus retos, pilotar las conversaciones con la Generalitat de Cataluña. 

Por su parte, Pablo Iglesias compartirá ministerio físico con el socialista Salvador Illa (Sanidad), y con Alberto Garzón (Consumo). Con ellos aspira aportar réditos a la vicepresidencia. No tendrá fácil su aterrizaje y necesitará tiempo para arrancar en términos prácticos su ministerio.

Calviño será una de las que más deberes tenga por delante. Sobre todo, en cuestión de Presupuestos. De hecho, la continuidad del Gobierno estará en sus manos en tanto y en cuanto sea capaz de sacar unas cuentas para aprobarse en el Congreso. Tendrá también que poner límites a las pretensiones de Podemos en medidas como la derogación de la reforma laboral. Será también la cara del Gobierno ante la UE. La privatización de Bankia o la regulación del alquiler también estarán entre sus cometidos.

Por último, Teresa Ribera tendrá como proyecto estrella la Ley del Cambio Climático. Tendrá que aprobar el estatuto de las empresas electrointensivas y la nueva estructura del recibo de la luz. Tendrá también que hacer frente a la despoblación.

Industria, Hacienda y Transporte

Entre el resto de Ministerios, numerosas tareas, comenzando con el futuro de la industria del automóvil, dependiente de la cartera de Reyes Maroto. La gestión de los aranceles anunciados por EEUU a productos españoles o el desarrollo de plan industrial entran en su cometido. En cuanto a turismo, tendrá el reto de que España crezca en gasto y no tanto en número de visitantes.

En Hacienda, María Jesús Montero tendrá, como Calviño, que sacar adelante los Presupuestos. Se espera que convoque a las Comunidades Autónomas al Consejo de Política Fiscal y Financiera. La reforma de la financiación autonómica será uno de sus retos a largo plazo.

Para José Luis Ábalos, uno de sus principales objetivos será aprobar la ley de movilidad y poner en marcha la primera ley estatal de vivienda. La liberalización del AVE será también su cometido.

Seguridad Social y Trabajo

El ministerio de Seguridad Social, liderado por José Luis Escrivá, tendrá como reto garantizar la sostenibilidad del sistema público de pensiones. Una ardua tarea. Tendrá que alcanzar un gran pacto de Estado al respecto.

Muy ligado a él, Yolanda Díaz en la cartera de Trabajo. Quiere derogar urgentemente la reforma laboral y subir el salario mínimo hasta los 1.000 euros prometidos. Para ello, tendrá que saber negociar, ya que cuenta con el rechazo de empresarios. Además, tendrá que atajar la temporalidad y la cifra de parados.

Poítica Territorial, Justicia e Interior

En Política Territorial, Carolina Darias lidiará con las Comunidades Autónomas. Trabajará mano a mano con Hacienda.

El ministro de Justicia, Juan Carlos Campo, tiene en el desafío soberanista catalán su mayor reto. También la renovación de un tercio del Tribunal Constitucional o decidir si la Prisión Permanente Revisable encaja en la Constitución. De él dependerá también la elección de un nuevo presidente del Tribunal Supremo y el del Consejo General del Poder Judicial.

Quiere además acabar con los largos plazos de instrucción y dotar de más medios al sistema judicial. Y dará forma al compromiso de Sánchez con Casado de modificar el acceso a la judicatura. Es uno de los que más trabajo tiene por delante.

 

La lucha contra el terrorismo yihadista, el crimen organizado y la inmigración irregular serán los deberes principales de Grande Marlaska al frente de Interior.

Exteriores, Defensa y Sanidad

Arancha González Laya tendrá que hacer frente a la gestión del ‘Brexit’ y la relación de Gibraltar con España a partir de entonces.

Margarita Robles tendrá que nombrar una nueva cúpula militar, empezando por el jefe de Estado Mayor de la Defensa. Asimismo deberá renovar a los jefes de Tierra, Armada y Aire.

Y Salvador Illa tendrá que gestionar con las autonomías la sanidad, con unos medios muy precarios en ciertos sitios. Sus mayores retos, la aprobación de una ley de eutanasia y la reforma de la ley del aborto para que las menores de 16 y 17 años pueden interrumpir un embarazo sin permiso paterno.

Educación, Agricultura y Universidades

A Isabel Celaá le queda tarea pendiente. Los resultados del informe de PISA no son nada buenos. Tendrá que reformar la formación de los docentes a través de un MIR educativo y hacer frente a la alta tasa de fracaso escolar. Y tiene como prioridad derogar la LOMCE.

Luis Planas, en Agricultura, tiene en la emisión de gases por esta actividad su principal reto.

Y Manuel Castells tendrá por deber devolver el prestigio a las universidades. Además de elaborar una ley específica para competir a nivel europeo. Mejorar la financiación de los centros públicos, estabilizar las plantillas y flexibilizar los modelos de contratación entrarán en sus cometidos.

Consumo, Cultura, Ciencia e Igualdad

En el nuevo ministerio de Consumo, Alberto Garzón asumirá como principal reto la regulación de los juegos de azar. Quiere frenar la expansión de las casas de apuestas.

José Manuel Rodríguez Uribes tendrá que decidir sobre responsables en distintas áreas del propio ministerio. Entre sus retos más urgentes, abordar el futuro de la SGAE.

En manos de Pedro Duque está la puesta en marcha de un Pacto de Estado por la Ciencia para que la política científica coordine las políticas públicas mediante la generación de conocimiento. Y tiene urgente resolver la precariedad de los investigadores, facilitar una financiación sostenible y reducir la burocracia.

Por último, Irene Montero tiene como reto principal el desarrollo del Pacto de Estado contra la Violencia de Género. En ella se incluyen medidas laborales para garantizar la paridad o reducir la brecha salaria. O también la reforma de los delitos sexuales.

Publicidad

Comentarios