La pegada de carteles de Alcorcón (Madrid) en el arranque de la campaña del 26M terminó con el PP y el PSOE en comisaría. Ambos partidos se acusaron mutuamente de agresiones en este inicio electoral.

Publicidad

La trifulca entre PP y PSOE marcaba este inicio de campaña electoral en Alcorcón. Una pelea que terminaba, además, en comisaría. Ambos partidos presentaban denuncias por agresiones a sus candidatos por parte de la formación contraria.

Según los socialistas de esta ciudad al sur de Madrid, el actual alcalde, David Pérez, y la candidata del PP a la alcaldía, Ana Gómez, agredían a un concejal y varios militantes del PSOE. Según los populares, era Gómez y una militante popular quienes sufrían las agresiones.

El PSOE asegura que sus militantes acudían a los espacios habilitados para pegar los carteles de su candidata, Natalia de Andrés. Poco después, llegaban Pérez (número dos en la lista del PP a la Comunidad de Madrid) y Gómez. Y no dudaban en colocar sus carteles encima la propaganda electoral socialista.

El concejal Miguel Ángel González se dispuso entonces a grabar la situación, a fin de denunciarla a la Junta Electoral. Los dos dirigentes del PP decidieron entonces agredirle para “arrebatarle el móvil con el que estaba grabando”. González no dudaba en presentar la correspondiente denuncia.

La versión del PP

Por su parte, la versión del PP es totalmente contraria. Los populares han explicado en Twitter que durante la pegada de carteles, los socialistas dieron “un golpe” a una militante popular.

Y aseguran que “intimidaron con un fuerte empujón” a Ana Gómez, candidata a la alcaldía de Alcorcón.

 

Publicidad

Comentarios