Teletrabajar. Probablemente es una de las palabras que más se repite estos días de estado de alerta. Muchos han podido trasladar la oficina a casa, para cumplir con el confinamiento a la vez que se evita la propagación del coronavirus. Pero, ¿cómo trabajar desde casa y no perder la cordura? Repasamos los 6 consejos de los expertos.

Publicidad

No siempre es posible, pero muchas han empresas capaces de ello han enviado a sus trabajadores a teletrabajar desde casa. En España, se multiplican los empleados que desarrollan sus labores en lugar de la oficina en sus domicilios, a fin de cumplir con el confinamiento obligatorio por el coronavirus. Y, de paso, no dejar la productividad para su empresa.

Aunque en un primer momento podría parecer un sueño, ahorrándonos traslados por ejemplo, después de unos días se puede convertir en una pesadilla. Hay gente que puede estar sola. Otros sienten que no hay un final real para su jornada de trabajo.

Por eso, los expertos se han dado prisa en lanzar 6 consejos con los que hacer más llevadero el teletrabajo y no perder la cordura.

Hacer descansos

Si en la oficina no se trabajan ocho horas seguidas, en casa tampoco. Muchos hacen pausa para fumar o tomar un café, así como para ir al baño o incluso tienen momentos distendidos con los compañeros.

Estar en casa no significa no poder hacer esos descansos. Ni tampoco que se tenga que trabajar más para compensar la idea de que en casa se trabaja menos. Parar puede ser una bendición para la productividad.

Crear una estructura

A muchos les costará un poco entrar el ritmo de teletrabajo. Se trata de un entorno diferente y hay que adaptarse.

Hay que crear un espacio de trabajo, aunque si estás acostumbrado a pasar de tu mesa a una de reuniones, puedes ir cambiando de vez en cuando el lugar de teletrabajo. Sin embargo, sí hay que asegurarse de hacer coincidir el entorno con el tipo de trabajo que se realiza. Por ejemplo, si tienes terraza o patio, podría funcionar como sitio para responder correos electrónicos y otras tareas menores.

Lo importante también es designar algunas zonas como libres de trabajo, a fin de no mezclar para una vez que se termine la jornada. Es difícil, aseguran los expertos, relajarse cuando se comienzan a asociar ciertos espacios con el trabajo. Por eso, por ejemplo, no es recomendable llevarse el portátil al dormitorio.

Tiempo de traslados

Sin duda, una de las ventajas del teletrabajo es ahorrarse los tiempos de traslados. Pero eso no significa que el día no pueda comenzar antes.

Los expertos recomiendan utilizar ese tiempo que tardaríamos en trasladarnos a la oficina en pasar tiempo en familia o renovarse personalmente.

Poner límites

Trabajar desde casa no significa trabajar más horas. Hay que ser claros con los jefes y los compañeros para seguir el horario. Sin en condiciones normales no tienes que hacer horas extra, en casa tampoco.

Al terminar el trabajo lo importante es apagar el ordenador, cambiarse de ropa a una más cómoda o incluso el pijama para ser conscientes de que estamos ya en nuestro tiempo libre.

Si hay más gente viviendo en casa, hay que ser claro y poner límites a la hora de reclamar la atención. Por ejemplo, si tu pareja no te llama constantemente a la oficina, tampoco puede interrumpirte permanentemente en casa. Un objetivo difícil si se tienen niños en casa, ya que el cierre de los colegios complica un poco esta tarea.

Dentro de lo posible hay que imponer un cierto orden, para diferenciar claramente las horas de trabajo de las libres.

Videollamadas

Cuando sea posible, es bueno utilizar las videollamadas para ayudar a crear más interacciones y evitar la soledad.

Muchos realizan también reuniones telemáticas que ayudan a no perder el contacto con los compañeros.

Relaciones sociales

Para muchos será importante seguir teniendo relación con los compañeros de trabajo. Para muchos, algunos son amigos cercanos. Por eso, se pueden realizar controles regulares con el equipo.

Para ello se pueden utilizar herramientas como FaceTime o Zoom y realizar reuniones. Incluso aunque no sean de trabajo, sino simplemente para evitar la soledad.

Publicidad

Comentarios