El coronavirus hará que muchas empresas impulsen el teletrabajo. Pero surgen dudas sobre los derechos laborales. ¿Cobraré mi sueldo? o ¿Estoy obligado a teletrabajar? son algunas de ellas. Repasamos 8 preguntas que muchos se hacen a estas horas.

Publicidad

Sin duda, el cierre de los centros escolares por el coronavirus ha hecho que muchas empresas tengan que hacer frente a una situación inusual. Por eso, han empezado a mandar a sus empleados a casa para teletrabajar. El clima de incertidumbre provoca muchas preguntas entre los trabajadores, que no conocen cuáles son sus derechos laborales en una situación como ésta.

Algunos se preguntan si están obligados a teletrabajar. Otros si la empresa tiene que darles opción a cuidar de sus hijos.

Con 1.230 casos de coronavirus confirmados en Espala, 31 muertos y 32 pacientes recuperados, Sanidad centra sus consejos laborales en el teletrabajo y la flexibilidad horaria. No obstante, la propagación del virus avanza y crecen las dudas sobre qué derechos y deberes laborales existen.

Repasamos 8 preguntas que muchos trabajadores se hacen a estas horas.

¿Estoy obligado a teletrabajar?

La medida del teletrabajo tiene que ser acordada entre la empresa y el trabajador. No puede ser impuesto. Y es que el trabajador tiene derecho a decidir pues supone modificar el régimen contractual.

En España no está muy implantado y, de hecho, solo las empresas que ya han probado con teletrabajo son las mejor preparadas para ello.

¿Puedo faltar al trabajo por miedo al contagio?

Rotundamente no. El Gobierno no ha decretado ningún tipo de reclusión para evitar el coronavirus. Por tanto, se tiene que seguir acudiendo al puesto de trabajo si la empresa no ofrece la posibilidad de teletrabajar o si es imposible. De incumplirlo, se considerará ausencia injustificada o incluso abandono del puesto de trabajo.

¿Qué pasa si me contagio?

Las autoridades sí pueden obligar al aislamiento preventivo. En tal caso, las cuarentenas de los trabajadores están consideradas como situación de incapacidad temporal derivada de enfermedad común. Es decir, como si sufriéramos una gripe o cualquier otra enfermedad habitual que nos impidiera ir a trabajar.

Desde UGT ya se reclama que las cuarentenas por coronavirus se consideren contingencia profesional de oficio.

Si mi empresa para, ¿cobraré mi sueldo?

Al tratarse de causa de fuerza mayor, si la empresa no puede dar trabajo al empleado, éste puede no recibir su sueldo. Por tanto, se puede paralizar la actividad laboral, iniciar un procedimiento de despido colectivo o la suspensión de contratos o reducción de jornadas, conocido como ERTE.

Será el Gobierno el que pueda paliar estos efectos con medidas económicas específicas para este caso.

¿La empresa tiene que informar sobre las medidas de protección?

Las empresas deben garantizar la salud y seguridad de la plantilla. Y el propio trabajador tiene que velar por la suya propia y las personas a las que afecte su actividad. No existe obligación de un protocolo contra el coronavirus. Pero la empresa sí tendría que recordar a los trabajadores las medidas de protección individual recomendadas por Sanidad. Por ejemplo, con cartelería, infografías o fotos.

Las empresas pueden, adicionalmente, poner en marcha las recomendaciones de Trabajo como reducir el número de empleados expuestos. O proteger a las personas sensibles, así como adoptar medidas higiénicas básicas.

¿Me puedo negar a viajar a una zona de riesgo?

El trabajador puede interrumpir su actividad cuando ésta entrañe riesgo grave o inminente para la salud. Por tanto, puede negarse a viajar a una zona de riesgo.

Si viajo por mi cuenta, ¿tengo que avisar a la empresa?

Sí. El trabajador tiene el deber de informar a la empresa porque tiene que cooperar en materia de seguridad y salud. Si omite esta información, estará incumpliendo sus obligaciones en materia de prevención de riesgos. Podrá ser sancionado.

¿Cómo afecta a padres y profesores el cierre de centros escolares?

Los docentes tendrán que seguir acudiendo a sus puestos de trabajo para realizar otras tareas, aunque no se impartan clases. Y desde el Gobierno madrileño se ha pedido a las empresas flexibilidad horaria para facilitar la conciliación. Los padres trabajadores también pueden llegar a acuerdos con sus empresas o recurrir a pedir días libres.

Publicidad

Comentarios