Santiago Abascal ha rechazado este jueves la reunión con el PSOE porque Sánchez “negocia con los enemigos de España”. El líder de Vox ha asegurado que no quiere “blanquear a Bildu y el comunismo” atendiendo a la llamada del presidente.

Publicidad

Vox no se reunirá con el PSOE. Abascal ha dado así un portazo a encontrarse con Sánchez dentro de la ronda de conversaciones que anunciaba el presidente del Gobierno este pasado miércoles. El líder del partido de ultraderecha ha asegurado que no se sentará porque los socialistas “negocian con los enemigos de España”. Y porque no quiere “blanquear a Bildu y el comunismo”.

Pese a que Abascal siempre se ha quejado del ninguneo institucional de Sánchez hacia su partido, finalmente ha sido él quien ha rechazado esa reunión de cara a la investidura.

Habría sido el primer encuentro entre ambas formaciones. Después, además, de los intentos del PSOE por establecer un cordón sanitario a Vox. Y lo iba a encabezar Adriana Lastra, no el propio Sánchez.

Sin embargo, Abascal ha dejado claro que ni con Lastra ni con ningún miembro del PSOE. “Vox no va a sentarse a hablar de la investidura mientras el PSOE la negocia con los enemigos de España”, ha escrito en Twitter. “No vamos a contribuir al blanqueamiento de Bildu, ni del comunismo bolivariano ni del golpismo”, añadía. Se refería así a Podemos y ERC, además de a la formación vasca, a la que nombra explícitamente.

Vox no se mueve así de su posición, instalada en la “oposición total y frontal” a un Gobierno entre PSOE y Podemos. “Nos tendrá enfrente”, ha vuelto a decir Abascal.

“Enemigos de España”

Abascal ha dejado claro que no piensa dar tregua a Sánchez para que saque la investidura junto a Podemos y ERC. Sin embargo, tampoco quieren explorar otras vías, como la propuesta por Arrimadas. Porque Vox está en contra de cualquier gobierno “liderado o integrado por cualquier de los líderes del PSOE”.

Para Vox, la abstención no pasa ni como planteamiento. Ni siquiera para ayudar a un gobierno de pacto con la derecha. Algo que no hace sino meter presión al PP, que también se mantiene en el ‘no’.

Publicidad

Comentarios