El alcalde de Madrid, José Luis Martínez Almeida, cerrará este martes la Funeraria Municipal por falta de material. «No hay trajes para los trabajadores», ha dicho a las puertas de Ifema, donde visitaba el hospital de campaña junto a los ministros Robles y Marlaska.

Publicidad

La Empresa Municipal de Servicios Funerarios cerrará sus puertas este martes 24 de marzo. La falta de material hace que los trabajadores no tengan garantías ni seguridad, por lo que el alcalde de Madrid, José Luis Martínez Almeida, ha decidido cerrar hasta nueva orden.

«En la funeraria municipal la situación es crítica», decía este lunes la vicealcaldesa de Madrid, Begoña Villacís. Tanto es así que Almeida ha remitido ya una carta al ministro de Sanidad para comunicarle que dejará de prestar servicio este martes.

«Espero que sea consciente de la gravedad que supone que esta misma semana ya no podamos proceder a las inhumaciones o las cremaciones de las personas que han sido víctimas del Covid», dice Almeida a Illa en una carta filtrada por ‘El Mundo’.

El alcalde madrileño explica que ya es traumático de por sí que los familiares no puedan velar a sus muertos. Como para encima no se pueda proceder a enterramiento ni incineraciones. Por eso, pide material y medios cuanto antes.

Un material que asegure unas condiciones mínimas de seguridad para los trabajadores de la funeraria. Una situación que ya le remitió a Sanidad el 11 y el 18 de marzo pero que no obtuvo respuesta.

Fuentes municipales aseguran que el colapso se debe a las «condiciones particulares» de los que mueren con coronavirus. Por eso piden material adicional. La Delegación del Gobierno asegura ser consciente del problema. Y dice que están «acelerando» todo lo que pueden para dar el material.

Limitación suspendida

Este lunes, además, el Gobierno levantaba la orden de limitación para enterrar cadáveres o incinerar. Hasta ahora, tenían que pasar al menos 24 horas para ello. Con el estado de alarma y la situación actual, se permite ahora que las sepulturas, cremaciones o donaciones a la ciencia se puedan hacer antes de las 24 horas.

Con independencia, además, de si la muerte es o no por coronavirus.

Por su parte, la Comunidad de Madrid ha suspendido el embalsamiento y conservación temporal de los cadáveres. Se incluyen las actividades de tanatoestética, con independencia del motivo del fallecimiento.

Solo se permite ahora la técnica de conservación de refrigeración del cadáver hasta su destino final.

Publicidad

Comentarios