Ana Oramas ha pedido perdón a su partido, Coalición Canaria, por saltarse la disciplina grupal pero reitera su ‘no’ a Sánchez en la investidura. Apelaba a la tolerancia y el respeto y a su voto individual por convicción.

La diputada de Coalición Canaria en el Congreso, Ana Oramas, ha vuelto a ser protagonista en el debate breve y previo a la segunda votación de investidura de Pedro Sánchez. Tras saltarse la disciplina de partido y confirmar que votará ‘no’ al candidato socialista, Oramas pedía perdón a su formación.

De nuevo, la diputada canaria anunciaba que votará ‘no’ a Sánchez. Una decisión «individual» por la que ha perdido perdón a su partido. Y es que Coalición Canaria había acordado dar su sí al PSOE. «He sido militante durante 25 años y tenía que haber buscado la forma de que mi partido supiera previamente cuál era el sentido de mi votación», decía Oramas en la tribuna de oradores. «Y no en la forma en la que lo hice», apostillaba.

Oramas ha cargado también contra las presiones que ha recibido tanto ella como el diputado de Teruel Existe, así como dirigentes socialistas. En uno y otro sentido. «Los que hoy me dicen valiente y una ‘Juana de Arco’ son los que antes me llamaban vendida y corrupta», ha lamentado. Y defendía al resto de diputados que sufrían estas presiones. «Ni soy una facha, ni esta gente del PSOE ni de Podemos están con los terroristas», decía.

«¿Qué está pasando? No podemos contribuir a esto», decía, pidiendo «dignidad» a todos. «Ni mis compañeros de partido ni el PSOE ni nadie se merece lo que está pasando en las últimas horas y pido que todos seamos capaces de recuperar la tolerancia y el resto a lo que pensamos cada uno», pedía. «Ni somos fachas, ni vendepatrias ni traidores», zanjaba.

«Muy grave»

El discurso de Oramas llegaba después de que Coalición Canaria considerara «muy grave» la ruptura de la disciplina de voto. Aunque el partido había acordado dar su abstención a Sánchez para facilitar la formación de Gobierno, Oramas decidía por voluntad propia votar ‘no’.

El Comité Permanente de CC se reunía el lunes para analizar las consecuencias de esa decisión. Y afirmaban en un comunicado que el partido «no se va a dejar influir por injerencias interesadas».

«Nuestra formación política decidirá los pasos a dar», anunciaba. Y los comunicará cuando sea oportuno.

Comentarios