Andalucía ha propuesto ya para este verano que las playas estén al 50% de su capacidad, que haya control de la Policía y que no puedan existir los juegos colectivos. Todo ello para poder disfrutar con seguridad.

Publicidad

Las comunidades con costa, cuya economía depende prácticamente del turismo en verano, están ya pensando en cómo serán los meses estivales de este 2020. Entre ellas, Andalucía, que ha propuesto ya una serie de medidas para poder disfrutar con seguridad del mar, el sol y la arena. Para ello, entre otras medidas, plantean playas al 50% de su capacidad, control de la Policía y sin juegos colectivos.

El presidente de la Junta andaluza, Juanma Moreno, ha avanzado ya su plan para las playas. En declaraciones a Antena 3, ha asegurado que habrá distancia de seguridad de 2 ó 2,5 metros entre personas. Y la Policía Local jugará «un papel fundamental» al controlar tanto ese distanciamiento como el aforo de la playa.

También tiene previsto realizar una limpieza «integral» a diario de los «utensilios e instalaciones» de las playas, como pueden ser las duchas. Pero, sobre todo, se pedirá mucha «responsabilidad individual» a los bañistas. Todos debemos ser conscientes de que este año es «especial y diferente». Y que se tiene que cambiar «la manera de comportarse» en las playas.

«Se acabaron los juegos colectivos, jugar a la pelota, jugar a las paletas, hacer cosas en grupo…», ha dicho Moreno. «Eso desgraciadamente este verano no va a ser posible en ninguna de las playas de Andalucía y probablemente de España», ha insistido.

Horarios

Este lunes, el Gobierno andaluz debatirá el plan para las playas pero también los horarios para salir a la calle. Moreno ha adelantado que seguramente se dividirá el paseo de los niños en dos franjas. Una matinal y otra de tarde, excluyendo las horas centrales del día por el calor.

Y todo ello sin coincidir con los más mayores, evitando así contagios en los grupos más vulnerables.

Desde este lunes, Andalucía se enfrenta a un doble ritmo de desescalada. Seis de sus provincias arrancan la fase 1, lo que permite la apertura de terrazas. Pero otras dos están aún en fase 0.

Para las primeras se plantean, además, cómo evitar que los niños coincidan con los grupos más vulnerables. Es decir, que tengan «contacto directo con los mayores». La Junta está haciendo «una especie de sudoku» para conseguirlo.

Publicidad

Comentarios