El prestigioso arquitecto Leon Krier ha explicado su proyecto de “ciudades transitables” en un desayuno en Madrid. “El verdadero desafío ecológico es la reorganización territorial”, ha dicho, insistiendo en la necesidad de “facilitar el desplazamiento” para no depender de los vehículos privados.

Publicidad

Arquitecto y urbanista, padre del llamado “Nuevo urbanismo”, primer premio Driehaus y creador de las llamadas “ciudades transitables”. Leon Krier visitaba Madrid este jueves para participar en un desayuno organizado por la Fundación Richard H. Driehaus e INTBAU. En él, Krier ha insistido en que “el verdadero desafío ecológico reside en la reorganización territorial para facilitar el desplazamiento sin necesidad de vehículos privados”.

Y eso es precisamente en lo que se basa su modelo piloto de Poundbury, en el Ducado de Cornualles. Un proyecto que ha desarrollado como asesor del Príncipe Carlos de Inglaterra. Krier propone las llamadas “ciudades transitables”, en las que “agregación de barrios permitan recorridos de un máximo de 10 minutos a pie y con una mezcla de usos que los haga autosuficientes para las necesidades de sus habitantes”. “Una forma de ciudad con espacios públicos, calles y plazas abiertas y acogedoras, que posibiliten la convivencia de diferentes razas, credos, edades y clases sociales en armonía”, explicaba durante el desayuno.

El arquitecto asegura que para que “una ciudad sea respetuosa con el medio ambiente es fundamental que no sea necesario utilizar el vehículo privado para desplazarse”.

En su ponencia, Krier ha destacado que en contrario de lo que se puede pensar, “la arquitectura tradicional siempre ha sido sostenible ya que ha utilizado materiales naturales de acuerdo con las necesidades de los seres humanos y adaptados a la climatología”. Por el contrario, la arquitectura perdió la sostenibilidad “cuando se empezó a construir con materiales sintéticos”.

Krier lleva en la actualidad la creación de tres ciudades “transitables”. La más conocida es la antes mencionada de Poundbury. Su construcción arrancó en 1989 y ha alcanzado ya una población de 3.000 habitantes. Proporciona 2.340 puestos de trabajo en 185 negocios diferentes. Se terminará en 2025 con un incremento de 6.000 habitantes adicionales.

Además, en Latinoamérica está desarrollando Paseo Cayala, una extensión urbana a la ciudad de Guatemala.

Su proyecto más reciente es Herencia de Allende, una nueva ciudad situada a 7 kilómetros de San Miguel de Allende, una de las urbes históricas más bonitas de México.

El oficio de ‘marger’

En la charla, cuya temática ha girado en torno a la necesidad de crear ciudades sostenibles a partir de materiales ecológicos y que faciliten la vida y el tránsito de sus ciudadanos, también participaba Lluc Mir. Maestro ‘marger’, una una técnica de construcción con piedra en seco declarada patrimonio inmaterial por la UNESCO y ganador del Premio de las Artes de la Construcción 2019, destacaba que “debemos buscar alternativas respetuosas con el medio ambiente en el plano del urbanismo y la construcción. Los oficios tradicionales ofrecen muchas soluciones ecológicas y sostenibles”.

Mir ha explicado también la ventaja del tipo de construcción de piedra en seco para proteger de los fenómenos naturales como inundaciones o desprendimientos. Como ejemplo, el muro que ha construido, de 10 metros de altura, junto a otros ‘marges’ en Mallorca. Y es que la isla es especialmente proclive a este tipo de técnica. De hecho, es el único sitio del mundo en el que se sigue el oficio y las construcciones de este tipo.

Lluc Mir ha querido resaltar también cómo este tipo de técnicas ayudan al medio ambiente. No produce residuos ni escombros. Habilita espacios para el cultivo a la vez que crea hábitat para flora y fauna y reduce el impacto de la erosión, suavizando las pendientes. Los muros de piedra en seco actúan como filtros para el agua”, explicaba.

Algo que han podido comprobar con el muro de carretera construido recientemente con esta técnica en el camino que lleva al monasterio mallorquín de Lluc. Las lluvias torrenciales de primeros de septiembre no han provocado daño alguno a la estructura.

Entre los muchos proyectos que Lluc Mir tiene en su haber se encuentran la residencia privada de Andrew Lloyd Weber en Deiá (Mallorca). Apasionado de su oficio y convencido de que tiene un futuro sostenible y respetuoso con el entorno, no dudó en trasladarse a Zurich en 2013 para llevar a cabo un proyecto de landscaping con la piedra como protagonista en la residencia privada de la mezzosoprano Cecilia Bartoli.

Fundación Richard H. Driehaus

La Fundación Richard H. Driehaus ha creado y financiado varios proyectos en España estos últimos años como el Premio Rafael Manzano, que reconoce la labor de los arquitectos nacionales e internacionales que contribuyen a conservar el patrimonio español, el Concurso de Arquitectura Driehaus, que busca recuperar espacios olvidados de regiones españolas y los Premios de las Artes de la Construcción, que reconocen la labor de los artesanos. Además de organizar seminarios y talleres internacionales de Arquitectura en España.

Publicidad

Comentarios