Inés Arrimadas y Cayetana Álvarez de Toledo fueron aliadas contra Batet y TV3 en el debate a seis celebrado en la cadena autonómica catalana. Ambas destrozaron al canal y al resto de sus rivales, con especiales ataques a la representante socialista.

Publicidad

Cayetana Álvarez de Toledo quiso ser protagonista y lo consiguió. La candidata del PP en Barcelona llegó vestida de amarillo a TV3. Quería contrarrestar así el simbolismo que los independentistas han dado a este color. “Los colores no son de nadie”, dijo contundente. Junto a ella, como aliada, Inés Arrimadas. Entre las dos arremetieron contra la propia cadena de televisión autonómica y, también, contra la representante del PSOE, Meritxell Batet. 

La candidata del PP llegó con tres objetivos. El primero, denunciar los daños generados por el “golpe separatista”. También denunciar la alianza socialista con los promotores. Y por último, el papel determinante de la televisión pública catalana para promocionar el referéndum ilegal del 1 de octubre.

Fue protagonista durante las dos horas de debate. Especialmente bronco fue el momento en que señaló que la “anomalía” residía en que el director de TV3 hubiera sido elegido para moderar el debate porque, recordó, “está procesado por el 1-O”.

Los ataques de Cayetana Álvarez de Toledo sirvieron para que Inés Arrimadas doblara su apuesta y se mostrara más guerrera que nunca. No dudó en entregar en mano una carta de dimisión al director de TV3.

Sin reproches entre ambas, fueron aliadas para unir fuerzas contra los independentistas y también contra Batet, la representante del PSOE. Intentaron demostrar que el socialismo estrechará la mano al independentismo si gana las elecciones del 28A.

Por su parte, Meritxell Batet sobrevivía con cierta solvencia. “La autodeterminación no cabe en nuestro marco constitucional. Con un Gobierno socialista no habrá derecho a la autodeterminación ni independencia. Lo digo claramente”, decía.

El indulto, clave

“¿Piensan indultar a los golpistas?”, preguntó entonces Arrimadas. El indulto a los procesados por el 1-O se ha convertido en la clave de los debates en muchos momentos. Batet evitaba contestar y Álvarez de Toledo insistía en esta cuestión en su turno de palabra.

No obtuvo una respuesta clara: “Debo respetar la división de poderes”, se limitó a decir Batet. “Es incapaz de descartar el indulto”, contestaba la candidata popular.

Publicidad

Comentarios