Vox ha presentado ya un acuerdo a PP y Ciudadanos, sin eliminar leyes LGTBI, y que desbloquea la investidura de Ayuso en la Comunidad de Madrid. Rocío Monasterio presentaba este documento programático al que tendrán que comprometerse verbalmente las formaciones de derecha.

Publicidad

Si este pasado miércoles Ortega Smith aseguraba que habría acuerdo en Madrid, este jueves Vox da un paso más y terminaba por desbloquear la situación. La formación presenta un acuerdo a PP y Cs, rebajando sus exigencias y sin eliminar las leyes LGTBI que quería. Algo que prácticamente da luz verde a que Ayuso llegue al Gobierno de la Comunidad de Madrid. La candidata popular tendrá que ser investida antes del 10 de septiembre para evitar la repetición de elecciones.

En su documento, presentado por Rocío Monasterio, Vox rebaja sus pretensiones frente a la investidura de Ayuso. Así, han borrado de la versión definitiva de la propuesta de acuerdo cuestiones programáticas que Ciudadanos no estaba dispuesto a aceptar. Entre ellas, la eliminación de determinados artículos de leyes autonómicas que protegen al colectivo LGTBI.

También han querido eliminar el requisito de que las tres formaciones de derechas tengan que estampar su firma en el acuerdo. Consideran “perfectamente válido” que tanto PP como Cs se comprometan “verbalmente” a llevarlo a cabo. Algo que ya ha sucedido. Desde la formación naranja han tardado poco en dar su visto bueno a la propuesta de acuerdo.

Vox también ha excluido otros requisitos iniciales. Entre ellos, la implantación de un “pin parental” para que los niños puedan abandonar el aula cuando se traten contenidos morales o religiosos que no correspondan a las convicciones de sus padres. Aunque piden que sea obligatorio el uso de mecanismos “que garantice la no injerencia de los poderes públicos en la educación”.

Políticas compartidas

En el documento, también, numerosas políticas compartidas tanto con Cs como con el PP. La bajada de impuestos o la racionalización del sector público son dos de ellas. Además, se plantea que los recursos procedentes de esta reducción de gasto se destinen a educación, sanidad, dependencia y ayudas a la discapacidad.

Reclama eso sí que la Consejería de Asuntos Sociales y Familia lleve el apellido de “Natalidad”. El objetivo es “revertir el invierno demográfico y apoyar la maternidad”.

Ciudadanos acepta

La investidura parece ya desbloqueada, después de que Ciudadanos haya aceptado el acuerdo. Su líder en Madrid, Ignacio Aguado, ha dado el visto bueno de manera verbal, como reclamaba Vox. “Son unas propuestas que, a pesar de las diferencias evidentes, no son incompatibles con el acuerdo de gobierno firmado con el PP ni con las reformas y compromisos asumidos por Ciudadanos”, ha dicho.

“Así se lo he trasladado a la señora Monasterio y así lo manifestaré en el pleno de investidura”, decía ante los medios.

Ciudadanos tendrá que comprometerse así verbalmente. El partido entrará en el Gobierno regional gracias al apoyo de la formación de Abascal.

A partir de ahora, será Juan Trinidad, presidente de la Asamblea de Madrid, el que inicie una nueva ronda de consultas. Un paso previo a establecer la fecha de investidura. De momento, con funcionarios y diputados de vacaciones, habrá que ver cuándo se establece ese pleno.

Publicidad

Comentarios