La campaña electoral del 28A ha dado ya el pistoletazo de salida. Lo hace con todo en el aire y con los indecisos en el punto de mira. Los partidos se centran en convencer al 41,6% de los que no tienen claro su voto.

Publicidad

Esta medianoche arrancaba oficialmente la campaña electoral para el 28A. Quince días de incertidumbre, vitales y frenéticos, pues hay que convencer a los indecisos, que son nada menos que el 41,6% de los españoles, según los datos del CIS. En ellos se centrarán todos los partidos, que daban pistoletazo de salida con la tradicional pegada de carteles.

PSOE

El PSOE parte como gran favorito. Las encuestas le sitúan como ganador, con alrededor del 30% de votos. Pero, eso no significa que vaya a gobernar.

Para la pegada de carteles, Sánchez elegía la localidad sevillana de Dos Hermanas. Ahí fue donde anunció que se presentaba a las primarias de su partido. Su mensaje fue claro pese a las encuestas: “No nos relajemos”.

PP

Por su parte, el PP daba el pistoletazo de salida en Madrid, en la discoteca Florida Retiro Park. Acompañado por Suárez Illana y Pío García Escudero, Pablo Casado marcaba terreno ante la fuga de votos.

Se dirigía, de hecho expresamente a los exvotantes, para advertirles de que no jueguen “a la rulteta rusa”. “Estamos en una encrucijada en la que nuestro partido es más necesario que nunca”, ha dicho.

Ciudadanos

Albert Rivera decidió estar en dos sitios a la vez. O casi. Aunque en la calle Alcalá todo el mundo le esperaba, sólo aparecía su holograma. Y es que el líder de Cs estaba en Pedraza (Segovia).

Desde allí, daba así respaldo a la España vacía y rural. Y, de paso, se reafirmaba en su “no a Sánchez y al separatismo”.

Podemos

Desde el parque de las Cruces de Carabanchel, Pablo Iglesias y Alberto Garzón arrancaban la campaña. Será la única vez que se les vea juntos en estos quince días antes de las elecciones.

Ambos han llamado a llenar las urnas de “verdades”. “La mentira es una de las grandes amenazas de la democracia española. Y el próximo día 28, en las urnas, tiene que haber votos que se llenen de pequeñas verdades cotidianas, de las verdades de la gente que tiene dificultades para llegar a fin de mes, de los jóvenes que han tenido que emigrar”, han dicho.

Vox

Santiago Abascal elegía la plaza de Colón para su arranque. Vaticinaba que el 28A se va a producir un “cambio histórico” para España. Unas elecciones que, dice, son la “única alternativa” al Gobierno “ilegítimo” del PSOE.

Vox se iba hasta la estatua de Blas de Lezo para arengar a sus seguidores. Junto a Abascal, Javier Ortega Smith e Iván Espinosa de los Monteros, sus números dos y tres para Moncloa. Y también Rocío Monasterio, líder del partido en Madrid.

Publicidad

Comentarios