El 2º aniversario del 1-O se saldó con más tensión que enfrentamiento directo. Una manifestación descafeinada, un acto institucional que llamaba a la desobediencia civil o de nuevo periodistas agredidos fueron la tónica general del día.

Publicidad

Se cumplían dos años del referéndum ilegal del 1 de octubre y el independentismo quiso celebrarlo. Desde primera hora de la mañana, los CDR más radicales protestaron ante instalaciones de la Guardia Civil. Después, tomaba el relevo Torra y su Gobierno en un acto institucional en el que no dudaba en llamar a la desobediencia civil. Y por último una manifestación algo descafeinada por número de asistentes recorría las calles de Barcelona.

Unas 18.000 personas, según la Guardia Urbana, se manifestaban este martes en el centro de Barcelona. Con el grito de “ni olvido, ni perdón”, celebraban una protesta nada concurrida, en relación a otras citas independentistas. La cabecera de la marcha llevaba una pancarta con un lema que deja claro que el camino de la independencia sigue en la mente de muchos: “Lo hicimos y ganamos”, junto a una urna del referéndum ilegal.

La marcha fue convocada por la ANC y arrancaba a las 19:00 horas de la plaza de Catalumya. Terminaban en el instituto Jaume Balmes, uno de los centros de votación donde hace dos años hubo cargas policiales para impedirlo. En su camino, los manifestantes hacían un par de paradas simbólicas. La primera, en la sede de la Comisión Europea. La segunda, ante la Delegación de Gobierno, donde se gritaba “Fuera las fuerzas de ocupación”.

Además, quemaban un ataúd de cartón con la inscripción “democracia” e ilustraciones de representantes de PP, PSOE, Vox, Casa Real y Tribunal Constitucional.

Agresión a una periodista

En el transcurso de la manifestación, los asistentes han increpado a reporteros de las televisiones nacionales. Al grito de “prensa española manipuladora”.

El peor episodio llegaba al final de la manifestación. Algunos lanzaban líquido a una periodista de Telecinco que estaba informando ante la cámara. Un momento que ha creado tensión incluso entre los propios manifestantes. Ya que algunos han tratado de aislar a uno de los atacantes.

Las agresiones a periodistas de medios nacionales se repiten con frecuencia en los últimos tiempos.

Desobediencia civil

Con el apoyo de Torra, el independentismo ha pedido a la población desobediencia civil ante la sentencia del Supremo por el juicio al ‘procés’. Así, en un acto organizado en los Jardins de la Sedeta, se apelaba a la unidad ante esa sentencia.

La presidenta de la ANC, Elisenda Paluzie, llamaba a la desobediencia civil no violenta y a la movilización pacífica como defensa de tres pilares fundamentales: libertad, fin de la represión y derecho de autodeterminación.

Ensayo por la sentencia

Sin duda, el segundo aniversario del 1-O ha servido de ensayo previo a la sentencia del Supremo. Se espera que tras el pronunciamiento del tribunal, el independentismo salga a la calle igual que lo hizo este martes.

Arengados, sin duda, por el Gobierno de Torra, que aseguró que su compromiso es avanzar “sin excusas” hacia la “república catalana”.

Mientras tanto, Pedro Sánchez avisa ya de que no le temblará el pulso si tiene que aplicar el artículo 155 en Cataluña.

Publicidad

Comentarios