El Gobierno ya piensa en cómo irá levantando las medidas del estado de alarma cuando llegue el momento. Y en contra de lo que muchos podrían pensar, se hará de forma gradual, no de golpe.

Publicidad

La fecha fin del estado de alarma está estipulada en el 11 de abril. Sin saber realmente si será ese día, ya que en La Moncloa se plantean alargarlo ante la situación, el Gobierno ya piensa en cómo irá levantando esas medidas de confinamiento y las restricciones laborales. Será de forma gradual, han avisado ya.

Muchos quizá imaginaban que el día final del confinamiento se reabrirían todos los comercios, y las familias podrían salir en tromba a ver a amigos y familiares. La imagen que algunos se han hecho de ese día es de festividad y alegría en las calles. Pero nada más lejos de la realidad.

Las medidas de confinamiento se levantarán poco a poco. Siempre dependiendo de las cifras de contagio. Como se ha hecho en China.

La evolución de la curva determinará el cómo se levantan las medidas, el qué se hace entonces y el cuándo se acaba el estado de alarma.

Una vez se supere el pico de contagios, algo que se espera esta semana, se hará un examen general. Se evaluarán los déficits del sistema sanitario, a fin de tener previsión para una posible segunda oleada. También se medirá la temperatura económica, necesitada de estímulos tras el parón. Y se tomarán medidas para salir de la crisis rápidamente.

De momento, ese instante no ha llegado. El Gobierno lanza medidas para paliar la situación actual. No puede aún trazar el plan para reactivar la economía.

Gradualmente

Al igual que en China, lo más probable es que primero se intente reactivar la economía abriendo aquellos comercios cerrados. Se intensificará el control de los aforos y se evitarán multitudes al principio.

Lo más probable es que se comience a dejar a hacer deporte al aire libre. Se permitan también las salidas y, después, se reabran todos los locales de ocio.

Publicidad

Comentarios