La situación situación de PSOE, PP, Cs, Podemos y Vox de cara a las elecciones del 28-A es diferente en cada uno de ellos. Todos aterrizan tras unas encuestas que dejan todo abierto y a las que llegan mermados en general.

Publicidad

La incertidumbre es la clave de cómo llegan todos los partidos a las elecciones generales del 28 de abril. Con la irrupción de Vox, lo único claro es que estos comicios se juegan a cinco bandas y que la mayoría absoluta parece ahora una situación inalcanzable, una auténtica quimera. Los pactos tendrán que dar luz verde a un gobierno que tendrá que contar con socios durante la próxima legislatura.

Cada partido, además, llega en una situación diferente. Y se enfrentan a una situación general de dudas. La última encuesta del CIS, la del mes de enero, aseguraba que el 45,3% de los españoles no sabía a quién iba a votar.

Lo que está claro es que la campaña electoral ya ha arrancado. Un periodo que se extenderá hasta las municipales, autonómicas y europeas del 26 de mayo.

El PSOE, con su gestión

El PSOE, que según las primeras encuestas sería el partido más votado, llega con su gestión como carta de presentación. Un gobierno de ocho meses en los que la exhumación de Franco y no conseguir sacar adelante los Presupuestos ha sido lo más destacado.

Sánchez aspira a aglutinar todo el voto de la izquierda progresista. Y a parte del centro. Jugará la baza de ser el único capaz de impedir que la derecha y la ultraderecha lleguen al gobierno.

El voto de los independentistas catalanes contra sus Presupuestos le da también respaldo para argumentar contra los que le acusan de ceder ante ellos.

El giro más a la derecha del PP

El PP se prepara para una campaña en la que atacar duramente al PSOE por su gestión. Pero en la que guardará los muebles de cara a Cs y Vox, sus posibles socios para formar gobierno.

Casado parece que no quiere entrar en temas espinosos. Se centrará en Cataluña y la unidad de España y la política económica. No dudará tampoco en mostrarse más a la derecha, haciendo guiños así a Vox e intentará aglutinar a votos del centro que en elecciones anteriores hayan optado por Cs.

Cs, a por el sorpasso

De cara a las elecciones del 28-A, Cs tiene primero que convocar primarias. Un mero trámite, pues nadie duda de que Albert Rivera será el candidato. Lo tendrá que hacer a marchas forzadas e incluso antes de haber cerrado fecha para las primarias de autonómicas y municipales.

Probablamente, será este lunes cuando cierren fecha para esa celebración.

Rivera querrá llevarse para sí los votos del centro. Y de los desencantados tanto con la izquierda como con la derecha. Sabe que sus votos serán importantes para conformar un nuevo gobierno. Podría, de hecho, entrar en el Ejecutivo.

Podemos, en desgaste

Si algún partido llega desgastado y en plena crisis interna ese es Unidas Podemos. La bajada en marcha de Errejón, que ya no dirigirá la campaña, y el propio desgaste de Pablo Iglesias hacen mella en la formación morada.

Saldrán al escenario electoral junto a IU y Equo. Y aunque dicen estar preparados, las encuestas les dan uno de sus peores resultados. Son conscientes de que sólo podrán influir en el gobierno si llegan a pactos con el PSOE. Así, cuidarán mucho las formas y críticas hacia los socialistas. Eso sí, ya les han advertido que no piensan entrar ni apoyar un gobierno con Cs.

Vox, el quinto elemento

Su buen resultado en las elecciones andaluzas le sitúa como el quinto elemento en estos comicios. Algunas encuestas les otorgan ya hasta 20 escaños.

La foto de Abascal en Colón el pasado domingo 10 de febrero, junto a Rivera y Casado ha disparado las opciones de un pacto a tres.

Habrá que ver, eso sí, qué papel juega Vox y si, como parece, en su mano estará la llave de la gobernabilidad.

Publicidad

Comentarios