Las CCAA tienen nuevas pautas para el recuento de contagios y muertos por coronavirus, según lo estipulado por el Gobierno. El cambio se produce tras la modificación anunciada por Cataluña.

Publicidad

Este viernes, el Gobierno publica en el BOE una modificación a la hora de notificar los casos de contagios y muertos por coronavirus. Se trata de un cambio para «asegurar la eficiencia en la gestión de la crisis». Las CCAA tendrán así que comunicar los fallecimientos independientemente de dónde se hayan producido. Hasta ahora, muchas de ellas tan solo comunicaban las que ocurrían en hospitales.

El cambio en las pautas de notificación se produce después de que Cataluña decidiera por su cuenta cambiar los criterios en cuanto a los fallecidos por Covid-19. También hay otras CCAA que han puesto en duda que las cifras oficiales reflejen la realidad. Y consideran que las muertes por coronavirus pueden ser más de las notificadas.

La orden del BOE explica que la evolución de la pandemia obliga a cambiar el procedimiento de notificación. La modificación alterará también la contratación de recursos humanos y disposición de material para hacer frente a la epidemia.

Casos confirmados

Además del cambio en la notificación de fallecidos, las CCAA tendrán que remitir cada día, entre las 20:00 y las 21:00 horas, los casos acumulados totales confirmados mediante prueba diagnóstica. Tanto con PCR como test rápido de anticuerpos.

Tendrán que incluir aquellos que tengan síntomas y aquellos asintomáticos, así como los casos acumulados con síntomas en el momento de la prueba.

En cuanto a los ingresos, se incluirán los acumulados totales. Se incluirán las UCI y las camas ampliadas.

Con todo ello, Sanidad espera obtener una radiografía más real de lo que está sucediendo. Aunque todo parece indicar que, pese a ello, los datos estarán por debajo de los reales. Y es que ni los test llegan a toda la población ni todos los contagios son detectables.

Fernando Simón ya avisaba este pasado jueves que sería muy difícil conocer la cifra de muertos. De hecho, muchos casos se creen que se dieron en febrero, confundiéndoles con la gripe común.

Publicidad

Comentarios