El perfil del contagiado por Covid-19 en España ha cambiado, y mucho. Ahora, la mayoría tiene menos de 40 años y no sabe dónde se infectó, lo que complica el rastreo.

El Instituto de Salud Carlos III ha publicado un informe en el que recoge cómo es el nuevo perfil del contagiado en España. La situación ha cambiado mucho desde los inicios de la pandemia y en los peores momentos. Si entonces eran los mayores de 80 años los que más sufrían el virus, ahora son los que tienen menos de 40 años. La mayoría, además, no sabe dónde pudo infectarse.

Dos de cada diez casos registrados desde que comenzó la desescalada, entorno al 10 de mayo, son adolescentes o adultos jóvenes. De hecho, el grupo de edad donde más positivos se registran es entre los 15 y los 29 años. 

Si se suman todos los casos de menores de 40 años, resulta que suponen el 40% del total analizado en este informe. La media de edad del contagiado se baja así a los 48 años. En abril rondaba los 60.

Mucho tiene que ver también el hecho de que en los peores momentos de la pandemia sólo se realizaban PCR a los casos más graves y a los hospitalizados. Ahora, las pruebas se han generalizado, por lo que se detectan más casos asintomáticos y leves. El informe revela, de hecho, que el 55% de los positivos no han tenido síntomas de la enfermedad.

Dónde se contagian

Uno de los principales problemas de los asintomáticos es situar el lugar donde se contagiaron. La encuesta, que rellenan las CCAA cuando detectan un positivo, da varias opciones. Entre ellas, el trabajo, un hospital o en casa. La más numerosa, sin embargo, es la de «desconocido». Hasta el 37% de los infectados reconoce no saber dónde pudo infectarse.

El informe recoge que el 25% se contagió en casa, el 12,1% en residencias, un 11,1% en el trabajo y un 6,1% en hospitales o centros de salud. También se señala que el 0,2% lo hizo en colegios. El 7,3% restante se cataloga como «otros».

El documento del Instituto Carlos III recoge también que hasta el 49,6% de los infectados no tiene un contacto conocido con otro positivo de Covid-19. Lo que significa que casi la mitad de los contagiados no es consciente de haber estado en contacto con alguien infectado. Algo que impide delimitar la trazabilidad. Los expertos indican que este porcentaje debería ser lo más bajo posible.

Cuanto más alto, mayor fracaso del rastreo. De hecho, en Cataluña, donde la transmisión comunitaria es ya un hecho, hasta el 74,4% de los positivos asegura no haber tenido relación con otro caso. En cambio, en País Vasco ese porcentaje se reduce al 11,9%. Por lo que es más fácil rastrear y seguir la línea de contagios.

Según el estudio, de media las CCAA identifican a cuatro contactos por cada nuevo contagiado.

Comentarios