Pedro Sánchez y Pablo Iglesias sellaron este pasado martes el acuerdo de Gobierno con el que sientan las bases para la Legislatura. Un pacto al que llegaron en apenas una hora, con un café de por medio, cinco borradores y un SMS que puso en marcha todo.

Publicidad

Las negociaciones entre Sánchez e Iglesias arrancaban el mismo domingo de las elecciones. Esta vez, el líder de Podemos se encargaba personalmente de llevar a cabo las conversaciones. Un contacto que se hizo de manera secreta y exprés. Tanto es así que el acuerdo estaba listo en apenas una hora. Un café, cinco borradores y un sms pusieron al futuro Gobierno en el camino a la Legislatura.

La misma noche electoral, tras los resultados, el PSOE asumía que el acuerdo tenía que ser un hecho. Iglesias enviaba a Sánchez dos SMS. El primero, para invitarle a negociar. Y el segundo para mostrar su preocupación por la situación en Bolivia.

Aunque Sánchez no contestó, el lunes por la mañana se producía una llamada de teléfono entre los jefes de Gabinete. Iván Redondo se ponía en contacto con Pablo Gentili para decirle que esta vez sí sería posible. Sánchez estaba dispuesto a negociar un Gobierno de coalición.

La dura campaña de uno contra otro y los reproches quedaban atrás para encarrilar un futuro Ejecutivo conjunto. Con total discreción, Iglesias llegaba a Moncloa el lunes por la tarde. Allí le esperaba Sánchez. Ambos se tomaron un café que apenas duró una hora. El acuerdo inicial se cerró muy rápido. Sin vetos ni problemas, diseñaron el organigrama de la futura coalición. Aunque los cargos no se harán públicos hasta dentro de unos días. Parece que Podemos tendrá la vicepresidencia y tres ministerios.

Montero y Lastra

Tras la reunión de Sánchez e Iglesias, fueron Irene Montero y Adriana Lastra quienes tomaron las riendas. Las portavoces parlamentarias se cruzaron hasta cinco borradores diferentes.

Fue a media mañana del martes cuando Lastra envió la última versión del texto a Redondo, que se encargó de darle los últimos retoques. El documento volvió a Lastra, que se lo pasó a Montero. “OK a la última versión”. Con ese mensaje a las 12:42 horas se sentaba la base para el Gobierno de coalición. Poco después, ambos partidos convocaban a la prensa para una comparecencia conjunta.

Publicidad

Comentarios