Las elecciones en Galicia estarán marcadas por las mascarillas, la limpieza permanente o el horario de preferencia para mayores. La Xunta ha hecho público el protocolo para cumplir las medidas de seguridad y evitar contagios de Covid-19.

Publicidad

El próximo 12 de julio se celebrarán en Galicia las primeras elecciones en la era del Covid-19. Aunque para entonces se espera que la pandemia esté totalmente controlada en España, se tomarán medidas especiales para evitar contagios de coronavirus. Entre ellas, se votará con mascarilla obligatoria, se realizará una limpieza permanente o se dará preferencia a los mayores, entre otras medidas.

Todo ello para cumplir los protocolos sanitarios y evitar rebrotes por la celebración de las elecciones. Unos comicios aplazados precisamente por el Covid-19, ya que estaban previstos celebrarse el pasado 5 de abril. El mismo día, además, se celebrarán también elecciones autonómicas en el País Vasco, que llevará a cabo un protocolo similar al de Galicia.

El vicepresidente de la Xunta, Alfonso Rueda, y el consejero de Sanidad, Jesús Vázquez Almuiña, han sido los encargados de presentar el protocolo. Ha sido elaborado por ambos departamentos e incorpora también propuestas del comité clínico que asesora al Gobierno gallego en la crisis sanitaria.

Las medidas, algunas en manos de otras administraciones, serán abordadas de inmediato por la Federación Gallega de Municipios y Provincias. Los ayuntamientos ejercerán como «colaboradores y ejecutores imprescindibles» en el proceso. Después, el protocolo será aprobado por la Xunta y remitido a la Junta Electoral.

Medidas específicas

La medida más específica es que los electores que vayan a votar tendrán que hacerlo de manera obligatoria con mascarilla. Pueden llevarla de su domicilio o coger una de las que estarán en los centros electorales. Eso sí, tendrán que apartársela en el momento en que la mesa electoral compruebe su identidad para emitir el voto.

Antes de eso, tendrán que lavarse las manos de forma obligatoria con el gel hidroalcohólico que habrá en los centros electorales.

Además, la Xunta recomienda llevar ya el voto preparado de casa, en la medida de lo posible. Así, se evitará al máximo el contacto. Si hubiera que acudir a una cabina de votación, éstas estarán en zonas accesibles y sin cortina. Con el fin de que no sea preciso manipular este elemento.

Por su parte, a los miembros de las mesas se les proporcionarán cuatro mascarillas a cada uno. Así, podrán renovarla cada cuatro horas, como es habitual. También dispondrán de una pantalla facial.

Tendrán productos de higiene para usarlos a lo largo de la jornada y se instalará un dispositivo, como una bandeja, para que el votante ponga encima su DNI. Así, se evitará que los miembros de la mesa tengan que manipularlo.

Distancias y mayores

El protocolo incluye que la organización garantice las medidas de seguridad de dos metros entre personas. Si no es posible, la distancia será de al menos un metro.

Se organizará la entrada de los votantes, dando prioridad a los mayores de 65 años y las personas con discapacidad. Así, se establecerán flujos de circulación y circuitos separados de entrada y salida siempre que sea posible. Se tendrán que instalar carteles informativos con las recomendaciones sanitarias y las indicaciones necesarias en el suelo sobre distancias y sentido de la circulación.

Los locales tendrán limpieza permanente y estarán correctamente ventilados. Se incidirá en las superficies más expuestas.

La Xunta prevé, además, contratar a un equipo de entre 130 y 140 personas que tengan conocimientos en prevención de riesgos. Serán los encargados de supervisar los centros electorales para que se cumplan las medidas establecidas. Además, visitarán previamente los locales y también el mismo día de las elecciones.

Coste extra

Todas estas medidas acarrearán un coste extra, que la Xunta no ha precisado. Pero sí ha concretado que será «asumido» por el Gobierno regional como Administración organizadora de las elecciones.

«Seremos los que ponemos las pautas, nos ocuparemos de su implantación y también de la solución de sus costes», ha dicho el vicepresidente gallego. «La premisa fundamental es que se vote con total tranquilidad el 12 de julio», ha incidido.

Publicidad

Comentarios