El próximo lunes 27 de abril arranca el estudio del Covid-19 que analizará a 30.000 familias españolas. El objetivo es conocer el grado de inmunización de la sociedad a partir de los test.

Publicidad

Anunciado por el Gobierno hace ya tiempo, el estudio de seroprevalencia del Covid-19 arrancará finalmente el próximo lunes 27 de abril. Recogerá las muestras de las 30.000 familias que van a participar en el mismo. Y servirá para conocer el nivel de inmunización de la sociedad, algo fundamental para tomar medidas en relación al coronavirus en el futuro.

Ya se sabe que el estudio durará 8 semanas. Y serán los profesionales sanitarios de atención primarias de las CCAA los que recojan las muestras. Harán también la encuesta epidemiológica a las familias seleccionadas.

A cada persona seleccionada se le realizarán dos pruebas diferentes. En primer lugar, un test rápido de doble banda. Éste mide dos tipos diferentes de anticuerpos. Por un lado, los IGM, que se producen a los siete días de iniciar la enfermedad y que desaparecen a las tres o cuatro semanas. Y, por otro lado, los IGG, que se mantienen a lo largo de toda la vida. Estos últimos demuestran que una persona ha pasado la enfermedad. Pero no son capaces de asegurar el tiempo en que lo ha hecho.

Según los resultados, se podrá saber si una persona ha pasado o no el Covid-19. Y en caso de haberlo pasado, incluso, si ha sido de manera reciente.

Para realizar la prueba se pinchará en el dedo y con una sola gota de sangre se hará el test. El aparato es parecido al utilizado en las pruebas de embarazo. En tan solo 10 minutos se conocen los resultados.

Para completar estos resultados se realizará una segunda prueba, con la metodología ELISA. Se trata de una analítica de sangre que permite cuantificar el número de anticuerpos.

En todas las CCAA

El estudio se realizará en todas las CCAA a la vez. Las pruebas se harán a todos los miembros de las 30.000 familias seleccionadas, en tres ocasiones y con dos semanas de diferencias entre ellas.

El hecho de hacer los test en los centros de salud ha causado malestar entre los consejeros de salud. Consideran que el personal está agotado y esto les supone un nuevo esfuerzo. Aunque se llegó a rumorear que sería el Ejército el encargado de recoger las muestras, este lunes han conocido que el plan sigue como hasta ahora, siendo los profesionales sanitarios de atención primaria los encargados de este estudio.

Publicidad

Comentarios