La autopsia definitiva de Julen revela la causa de su muerte: la propia caída al pozo de Totalán. Se descarta así la duda que sembró el propietario de la finca, acusando a la técnica del rescate.

Publicidad

El informe definitivo de la autopsia de Julen revela que la causa de su muerte fue, precisamente, la caída. El pequeño murió al precipitarse en el pozo de Totalán (Málaga), a las 13:50 horas. Sólo minutos después de caer por la abertura. Se descarta así que la piqueta con la que intentaron rescatarle en un primer momento tuviera algo que ver con su fallecimiento.

Julen murió víctima de varias lesiones cráneo-faciales. “Ninguna de estas lesiones se encuentran en el plano superior de la capota o bóveda del cráneo, todas en caras laterales de la cabeza”, dice. “Compatibles, por tanto, por ser producidas por elementos situados a los lados de la cabeza, al caer el menor de pie, los únicos de estos elementos son las paredes del pozo o materiales que pudieran caer alrededor del cadáver”, revela el informe.

De hecho, la hora de la muerte se produjo tres horas antes de que comenzara el rescate con la piqueta.

Caída

Sobre la caída que provocó la muerte de Julen, la autopsia asegura que el trayecto fue de 72-73 metros. Y el resultado de ello son las “típicas lesiones por precipitación”.

En relación con la asfixia, el escrito mantiene que el material arenoso que se desprendió con su caída y su ropa interpuesta hicieron imposible la respiración del menor.

Con la autopsia definitiva, se despejan así todas las posibles dudas. Tras ella, además, el único acusado es el dueño de la finca. De momento se enfrenta a homicidio involuntario.

Publicidad

Comentarios