La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, ha desviado la atención de la polémica por el apartahotel hacia Cs y anuncia una investigación interna para esclarecer lo sucedido.

La polémica sobre el apartahotel en el que vive Díaz Ayuso desde el inicio del confinamiento da un paso más. La presidenta de la Comunidad de Madrid ha desviado la atención hacia Cs, concretamente a su consejero de Políticas Sociales, -aunque sin nombrarlo-, y ha anunciado una investigación interna.

Ante los periodistas, Ayuso ha apuntado a Alberto Reyero como el responsable de la polémica sobre el contrato del apartahotel, propiedad del empresario Kike Sarasola. Ayuso viven en él desde que el pasado 16 de marzo diera positivo en el test de Covid-19.

El departamento de Reyero, de Cs, ha justificado esta semana que «por error» se adjudicó un contrato por valor de 565.000 euros a la empresa de Kike Sarasola. Ésta es dueña de la suite en la que Ayuso se confinó y en la que ha seguido residiendo tras recibir el alta médica y superar el coronavirus.

Según Políticas Sociales, el contrato tenía que haber ido a nombre de la Plataforma del Tercer Sector. Después de haber cedido Sarasola dos de sus hoteles para el traslado de personas sanas que viven en residencias con contagiados. Por error, se puso a nombre de la cadena del empresario, que cedió de manera altruista sus establecimientos.

«Aquí lo único raro que ha habido ha sido un contrato que se ha subido casualmente mal puesto y que se ha enterado justo un periodista y en el momento en que lo ha conocido lo han descolgado a unas horas extrañas», ha dicho Ayuso al respecto en la Asamblea de Madrid.

De su bolsillo

Ayuso ha insistido en que el pago de su alojamiento sale de su bolsillo. «Dígale a su jefe y al de Podemos que yo no soy como ellos: ni becas black ni mansiones pagadas por el tesorero de mi partido», le ha dicho al portavoz de Más Madrid.

Mientras desde Más Madrid le acusaban de seguir los pasos de Cristina Cifuentes, Ayuso recordaba que Quim Torra también había estado en su misma situación. «Ha estado en unas dependencias que ha puesto la Generalitat a su disposición mientras pasaba la cuarentena», ha dicho.

«No sé por qué tengo que se tratada de una manera distinta», se ha quejado. «Cualquier presidente autonómico en mi situación habría hecho algo similar, que es dejar su propiedad para estar confinado en otro sitio», ha dicho. «Usted pretende que yo resuelva los asuntos de los madrileños sobre el comedor en el que ceno todos los días… pues no creo que eso sea lo más oportuno», ha recalcado.

«Busqué la mejor opción para no molestar a mis vecino, para no molestar a mi equipo y para, de mi bolsillo, porque no es el erario público el que se ha puesto por medio, seguir trabajando con unas garantías dignas para el cargo que estoy ostentando en este momento», ha apostillado.

«Lo que está claro es que en este hotel todo el mundo sabía que estaba», ha recordado. También ha criticado que se haya intentado «denostar» la imagen de Sarasola. Algo que las formaciones de izquierda, ha dicho, hacen «con demasiada frecuencia».

El secretario general técnico, fuera

La polémica y la investigación se ha cobrado ya la primera víctima política. El consejero de Políticas Sociales, Alberto Reyero, ha cesado al secretario general técnico de su área, Miguel Ángel Jiménez.

Le considera «máximo responsable» del error en la aparición y posterior desaparición del contrato. Éste vinculaba la cesión de hoteles para albergar personas mayores no infectadas con la cadena Room Mate. La misma a la que pertenece el apartahotel en el que vive Ayuso.

El contrato resultó inexistente. La cantidad era menor y el adjudicatario era la Coordinadora del Tercer Sector.

Reyero ha admitido que lo ocurrido corresponde «a un error humano de carácter administrativo». Y «para depurar responsabilidades» ha decidido cesar al máximo responsable de gestionar esta información. Se trata del secretario mencionado, Miguel Ángel Jiménez.

La consejería, aseguran, ya ha «rectificado toda la información». Han aportado los datos correctos «tanto del adjudicatario» como de las «cantidades relativas a los costes». Ayuso ha insistido que el contrato apareció y desapareció. Y por ello depurará responsabilidades también con una investigación interna.

Comentarios