Barajas y El Prat concentrarán todos sus vuelos y actividad en una sola terminal por aeropuerto. Ambos cierran así parte de sus instalaciones con el objetivo de luchar contra el coronavirus.

Publicidad

El Gobierno reducirá de manera drástica el transporte aéreo. Y Aena procederá así a rebajar al máximo sus operaciones en todos los aeropuertos españoles. Los dos de más tráfico de aviones, Barajas y El Prat, concentrarán su actividad en una sola terminal por aeródromo.

Así, en Barajas todas las operaciones de la T2 y T3 se traspasarán a la T1. Y, posteriormente, se cerrarán estas tres además de la T4 satélite. Se concentrará entonces toda la actividad a la T4.

Por su parte, en El Prat, la concentración de actividad le llevará a limitar todo a la T1, en las zonas A y D. Cierra así la T2. Y en Palma de Mallorca solo se mantendrán operativas las terminales B y D.

Las medidas eran anunciadas este lunes a última hora de la tarde por el ministro de Transportes, José Luis Ábalos.

Aena también reducirá su actividad en otros aeropuertos. En Gran Canaria se cerrarán dos terceras partes de la terminal. En Tenerife Sur se operará en una sola planta. Y en Lanzarote se operará en la T2.

En el resto de aeropuertos españoles el objetivo es también mantener solo los servicios e infraestructuras mínimas e indispensables.

Solo en el fin de semana, las operaciones aéreas se han reducido entre un 86 y un 90%. En Madrid se registraban 165 vuelos. El mismo fin de semana del año anterior hubo 1.150.

Ábalos también han anunciado que se adaptarán los horarios y el uso de instalaciones. Y aquellas actividades comerciales que no puedan estar en uso quedarán exentas del pago de las rentas durante la crisis.

De momento, el ministro ha descartado poner más medidas de cierre en aeropuertos. A su juicio, ya «queda muy poco margen para la movilidad». Por lo que, dice, «no hace falta más de las medidas» que se anunciaban este lunes.

Reducción en el AVE

Además, este miércoles se publicará una orden del ministerio que reducirá la oferta de billetes de AVE y larga distancia hasta el 10% de lo habitual. La oferta final de Renfe se situará así en un 90% menos que lo habitual.

La demanda actual de la compañía ha caído un 95% por el confinamiento. Y la ocupación se sitúa por debajo del 10%. «La reducción de la movilidad ha sido tal que podemos concluir que estamos prácticamente confinados y las medidas de restricción funcionan», celebraba Ábalos.

También Cercanías reducirá al 50% su actividad en las llamadas horas valles, aquellas de menor demanda. Y hasta un 80% en hora punta «para garantizar la necesaria distancia entre pasajeros».

Publicidad

Comentarios