Barcelona reducirá finalmente el aforo de sus playas en un 15%, lo que supondrá unos 8.000 usuarios menos que hasta ahora. Es la nueva medida para luchar contra los contagios de Covid-19.

El Ayuntamiento de Barcelona ha decidido reducir el aforo de sus diez playas en un 15%. Así lo ha anunciado el concejal de Emergencia Climática y Transición Ecológica de la ciudad, Eloi Badia, este martes. El objetivo es reducir el riesgo de contagio de Covid-19.

Eso supondrá unos 8.000 usuarios menos. Las playas podrán así tener un aforo máximo de unas 32.000 personas. Hasta ahora, era de entre 38.000 y 40.000 personas.

La medida se aplicará desde este mismo martes. Pero no se prevé que tenga efecto hasta el fin de semana. Y es que es entonces cuando más gente acude a las playas de Barcelona.

Decisión coordinada

La medida ha sido tomada en coordinación con el resto de municipios del área metropolitana de la ciudad. Y que también se han visto afectados por las restricciones de la Generalitat a fin de evitar más rebrotes.

Badia ha asegurado que tendrán un sistema que permita «endurecer o relajar el aforo en las playas». En la medida, además, se incluirá evitar las colas para acceder a las playas y que los barceloneses se desplacen a otros municipios cercanos con playa.

Cada localidad, eso sí, implantará sus propios mecanismos de control. Y ha insistido a la ciudadanía a distribuirse de forma uniforme por las playas. Así como también evitar los horarios de mayor afluencia. Es decir, de viernes a domingo entre las 16:00 y las 20:00 horas.

La reducción de aforo llega en un momento en que el brote de Cataluña preocupa especialmente. La transmisión comunitaria es ya un hecho. Y los contagios no hacen sino aumentar día a día. Además, la petición a los ciudadanos de no salir de casa salvo en casos necesarios, parece no haber surtido efecto. Y es que este pasado fin de semana, las playas de Barcelona presentaban la misma imagen que en veranos anteriores.

Comentarios